9 consejos a tener en cuenta antes de pedir un préstamo

El hecho de pedir un préstamo puede resultar muy tentador en la mayoría de situaciones. Eso sí, no siempre es conveniente hacerlo. A continuación, te vamos a dar una serie de consejos que debes tener en cuenta antes de pedir cualquier préstamo.

Analiza tu situación financiera

Antes de solicitar dinero, debes analizar cómo te encuentras financieramente. Es imprescindible que te fijes en lo que te gastas. Por ejemplo, de estos egresos, ¿cuáles son los que puedes evitar? ¿y los que no? De esta manera, verás el dinero que te queda para poder afrontar emergencias.

Siempre es bueno que dejes al margen un ahorro para poder hacer frente a imprevistos. Realmente nunca sabes lo que puede pasar. A lo mejor mañana vas a necesitar ese dinero para una situación de urgencia. No importa la cantidad del dinero, sino lo que realmente interesa es que exista.

Gracias a este dinero que tengas de más puede que no necesites tomar un crédito. O, en el caso que lo tengas que hacer, verás que dispones de los recursos para poder devolverlo.

Cuánto dinero necesitas

Antes de acudir a cualquier banco o entidad prestamista, tienes que asegurarte de la cantidad de dinero que necesitas.

La mejor manera para hacerlo es que lo determines con una proyección mensual de flujo de caja. Analiza todos los gastos que tienes y los ingresos que entran. No solo debes tener en cuenta lo que quieres pedir, sino que tienes que analizar si serás capaz de devolverlo.

La fecha en que devolverás el préstamo

Tras analizar el dinero que quieres y ver cuál será tu capacidad de pago quincenal o mensual, tienes que pensar en la fecha que devolverás la totalidad de la deuda.

Se recomienda que se devuelva cuando antes. Eso sí, siempre que tengas el dinero para hacerlo. No se recomienda que el periodo de devolución sea más largo de lo necesario. Si tienes dinero el día 10, no tiene sentido que lo devuelvas el 15.

Pero, del mismo modo no ajustes demasiado el tiempo. Si crees que el día 10 será muy justo, puedes plantear en devolverlo el 11 o el 12. El problema reside en el hecho que, si no pagas a tiempo, los bancos y entidades prestamistas cobran unos intereses moratorios más altos que los ordinarios, por lo que al final el crédito te va a resultar más caro.

Compara todas las opciones que tienes a tu alcance

No te cases con la primera oferta que veas por muy buena que parezca. Lo mejor que puedes hacer es comparar todas las opciones de préstamos que hay.

Analiza cuál es la institución que te ofrece el mejor interés, comisiones y cualquier otro aspecto que consideres importante.

Es cierto que es un trabajo que te puede llevar horas. Por suerte existen páginas comparadoras de préstamos (puedes llegar a una de ellas a partir del enlace). Gracias a estos sitios en cuestión de minutos tendrás el trabajo.

Para qué quieres el dinero

En la mayoría de las ocasiones te van a preguntar el por qué quieres el dinero. Antes de que te la hagan, es bueno que tú te lo preguntes antes. ¿Realmente lo necesitas? Y, ¿para qué?

Dependiendo de la necesidad que tengas, te ofrecerán uno u otro tipo. En el caso que necesites un préstamo para comprarte un capricho, lo mejor es que te lo pienses dos veces antes de solicitar el dinero, ya que a lo mejor no lo necesitas comprar.

Nunca aceptes dinero rápido sin tener garantías

Cuando solicitas un préstamo las entidades acostumbran a tardar un tiempo en confirmarte si te otorgan el dinero o no.

En la mayoría de los casos puede que tengas que demostrar ciertas garantías para ver que eres capaz de devolver el préstamo. Estas garantías pueden ser desde comprobantes de ingresos o contratos de trabajo hasta facturas de la casa como la luz o el agua.

Sin embargo, existen algunas entidades que te prestarán el dinero sin la necesidad de presentar una garantía. Ten mucho cuidado con estas empresas, porque el dinero no se regala. Puede que los préstamos tengan unos intereses o comisiones ocultos que repercutan en el precio de éstos, por lo que al final acabarás pagando mucho dinero.

Asegúrate que toda la documentación que aportas es la correcta

Si realmente necesitas el dinero lo antes posible, te tienes que cerciorar que toda la documentación que debes presentar en la entidad prestamista o banco es la correcta.

En el caso que haya algún error o falte algún documento, debes tener en cuenta que puede darse el caso en que tendrás que hacer de nuevo todo el proceso, por lo que el dinero llegará más tarde de lo esperado. Es por eso que, antes de entregar nada, revisa más de una vez que toda la documentación que vas a dar es la adecuada y no hay fallos en ella.

Léete siempre las condiciones del contrato del préstamo

Antes de firmar cualquier contrato o documento, es imprescindible que te leas los términos y las condiciones de la entidad o el banco que te va a prestar el dinero. Tienes que leerte la letra pequeña también, ya que puede que contenga información importante.

Revisa y revisa todas las condiciones de pago y qué es lo que puede pasar si no puedes afrontar tus deudas una vez que pasa la fecha de vencimiento.

Para cualquier duda que te pueda surgir, lo mejor es que contactes directamente con la entidad que te va a prestar el dinero. Ellos tienen la obligación de resolver tus preguntas.

Cumple con todas las condiciones de los contratos

Administra y planifica bien el dinero que tienes para afrontar los pagos del préstamo con solidez. Es importante que cumplas con todas las condiciones. De lo contrario, debes tener en cuenta que tu historial crediticio del Buró de Crédito puede quedar perjudicado.

Aunque ahora pienses que no te afecta, el tener un mal historial te va a perjudicar en la solicitud de futuros créditos. Además, debes tener en cuenta que las hipotecas también son préstamos, por lo que se puede dar el caso en que no te puedas comprar la casa de tus sueños.

Por eso, para que no te encuentres en esta situación tan desagradable, te recomendamos enérgicamente que pagues los préstamos en el momento que corresponda.

Comentarios