Píldoras de Cultura

2202.- SERENDIPIA

PREGUNTA:
Pascual Fernández Urtasun
Fernando:

Gracias por cuidar de nosotros, por favor no te olvides de “estos tus amigos”.

Viendo una película de los años 60´s, escuché una palabra desconocida (por mí), la anoté para saber su significado, SERENDIPIA ¿podrás hacerme el favor de decirme o más bien decirnos su significado?

Gracias y por favor conserva ese interés por El Grupo.

Saludos… Suerte, salud y felicidad.

Pascual Fernández Urtasun.

RESPUESTA:
Serendipia es un sustantivo común y se refiere a algo que sale de “chulada”; algo que es casual. Yo creo que te ha pasado que estás buscando unas llaves y ¡serendipia!, encuentras esas fotos que estuviste buscando “como loco”. Es una exclamación de júbilo. Yo la he escuchado, si acaso, un par de veces en toda mi vida, sin embargo sí la he leído varias ocasiones.

Veamos qué es lo que dice la Academia:

La palabra serendipia no está registrada en el Diccionario. Las que se muestran a continuación tienen formas con una escritura cercana.

endiosar.
enditarse.
entibiar.
enviciar.
merendilla.
merendillar.
merendita.
rendir.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Veamos en la Internet…

Aquí está lo que encontré:
Qué es Serendipia:

La palabra serendipia proviene del inglés, serendipity, que deriva del vocablo árabe Serendib o Sarandib, es un nombre persa del país fabuloso árabe de la historia de Simbad, Las mil y una noches. También Serendip es el nombre árabe de la antigua isla llamada Ceilán, la actual Sri Lanka desde 1972. Existe una antigua fábula persa del siglo XVIII, con el título de Los tres príncipes de Serendip, en la que se cuentan las aventuras de tres príncipes, dotados del extraño don de descubrir accidentalmente soluciones a sus problemas. En 1754, el escritor inglés Sir Horace Walpole (1717-1797), recogió este término de ese libro y habló de la riqueza expresiva del serendipity en una carta a Horace Mann.

Por tanto, la serendipia es un descubrimiento o un hallazgo por accidente, por casualidad, inesperado y afortunado, de cosas que no se están buscando ni investigando, ni se preguntaba por ellas y que son la solución para otro problema que se tenía. No es una palabra muy utilizada en español pero algunos de los sinónimos de serendipia son chiripa, carambola (términos coloquiales), suerte. “Tener suerte”, “de chiripa” o “por casualidad” es encontrar algo o encontrarse con alguien de forma fortuita, por ejemplo.

Acontecen serendipias normalmente en la ciencia, cuando se descubren cosas sin investigar sobre ello, por casualidad; en la literatura, cuando alguien escribe sobre algo que imagina que posteriormente va a existir y luego se demuestra que existe tal como se lo imaginó; e incluso se puede llamar serendipia cuando encontramos algo en Internet interesante sin haberlo buscado.

También cuando un investigador, después de haber investigado mucho sobre algo sin obtener resultados, a causa de un accidente fortuito o incluso una revelación consigue finalmente su objetivo, se habla de pseudoserendipia.

Ejemplos curiosos de serendipia

Arquímedes se introdujo en una bañera y observó cómo su cuerpo desplazaba una masa de agua equivalente al volumen sumergido. Así descubrió el principio de Arquímedes y salió desnudo a la calle gritando: ¡Eureka!

Dicen que Cristóbal Colón descubrió América en 1492 buscando las Indias, y cuando llegó a América creía que eran las Indias, por eso llamó a los nativos, indios o indígenas.

Morgan Robertson escribió un libro en 1898 llamado Futility or The Wreck of the Titan donde narra el naufragio de un transatlántico llamado Titán, y 14 años después el Titanic sufre un naufragio con muchas coincidencias asombrosas. Por ejemplo, el nombre de los dos barcos son parecidos (Titán y Titanic), sus dimensiones son similares (243 y 268 metros de eslora, 75000 y 66000 toneladas); estaban equipados con tres hélices y dos mástiles; se hundieron en su viaje inaugural en Abril chocando con un iceberg en el Atlántico Norte a 400 millas de distancia de la isla de Terranova en New York (uno a una velocidad de 25 nudos y otro a 22,5 nudos); tenían pocos botes salvavidas (24 y 20) (“tan pocos como la ley lo estime”), menos de la mitad del número requerido para la capacidad total de pasajeros, que era 2.223 en los dos casos; la mayor parte de las personas fallecidas eran multimillonarios y más de la mitad de los pasajeros murieron gritando ayuda; zarparon desde Southampton, Inglaterra, en el mismo mes, Abril; los capitanes tenían el mismo apellido (Smith); y los dos fueron considerados “insumergibles”. Claro que no todo son coincidencias, por ejemplo, se salvaron 705 personas del Titanic y del Titán sólo 13; se construyeron tres transatlánticos como el Titanic, mientras que el Titán era sólo uno; el Titanic golpeó el iceberg en perfectas condiciones de navegación, en un mar muy tranquilo, mientras que en el mar donde se hundió el Titán las condiciones climatológicas eran adversas.

Yo creo que está excelente la nota, ¿verdad?

Saludos, querido amigo…

2203.- DE MARRAS

PREGUNTA:
Alejandro Paz López

Mi estimado Don Salimoy, le envío la pregunta siguiente: la expresión de “el documento de marras”, ¿de dónde proviene y, además, es correcto utilizarla?

RESPUESTA:
Mi querido amigo Alejandro, no es incorrecto su uso, pero debe entenderse que se trata el asunto con ironía o desprecio:
—Fernando, me dice Tere, no me has dado lo del abono…
—¡Ya vienes con el abono de marras!
—Licenciado, aún no me ha enviado el documento del acuerdo…
—¡Ya estoy harto del documento de marras…!

¿Te das cuenta?
Observa lo que dice la Academia:

marras.
(Del ár. hisp. márra, y este del ár. clás. marrah, una vez).
adv. t. antaño (‖ en tiempo pasado).
de ~.
loc. adj. Que es conocido sobradamente. Ha contado mil veces la aventura de marras. Vino a verte el individuo de marras.
lo de ~.
loc. sust. m. coloq. U. para designar despectiva o humorísticamente algo consabido por el hablante y el oyente, ahorrando la necesidad de mencionarlo explícitamente.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Así es mi querido amigo, no hay falta, pues se trata de una expresión académica, puede ser usada, sin embargo, repito, no será tomada muy en serio.

Gracias por haber enviado la pregunta; seguiremos en contacto.

Comentarios