Píldoras de Cultura

2191.- YANHUITLÁN O YANUITLÁN

PREGUNTA:
Miguel Ángel Cano Hernández
Mi estimado amigo Don Salimoy:

Lo saludo con el respeto y la gran admiración de siempre.

En días pasados salí de viaje rumbo a la costa, y me quedé con la inquietud de cuál es la forma correcta de pronunciar la palabra Yanhuitlán, ya que dentro del vocablo va la letra h, lo que en mi apreciación podría decirse yanuitlan, dado que la consonante en mención es muda.

Espero que pueda despejar esta duda, mi querido amigo Fernando.

Gracias por compartir sus conocimientos con su servidor, y sobre todo por tomarse la molestia de responder a mis cuestionamientos.

Saludos, Miguel Ángel Cano

RESPUESTA:
Mi querido amigo Miguel Ángel, es “normal” que se piense que la letra hache, generalmente es muda, pero…

Pero observa lo que digo en la píldora siguiente, que escribí hace muchos años (corresponde a la Primera Época, estamos en la Tercera):

734.- OAXACA, XÓCHITL, ÉXITO
Con fecha 14 de enero de 1997, recibí una carta muy especial. Ésta fue escrita por el Dr. Rafael Guzmán Calvo de Puerto Escondido, Oaxaca, (en esto radica lo especial porque muy rara vez recibo correspondencia de algún otro sitio; siempre es de esta ciudad capital) y en ella, con mucha cortesía y buen uso del idioma, el Dr. Rafael me pregunta (esencialmente) lo siguiente: ¿Por qué se escriben Oaxaca, México y se pronuncian oajaca y méjico?; ¿es correcto que se diga jojocotlán y se escriba Xoxocotlán? Por qué hay tanta diferencia en los vocablos Tlaxcala (que se pronuncia tlacscala) y Xochimilco (que se pronuncia shochimilco)…?

¡Uf…! mi querido Doctor, usted sí que hizo la pregunta de los 64,000 pesos, pero con todo gusto le responderé…

Nosotros creemos que el español es menos complicado que, por ejemplo, el inglés, pues nuestras letras (fonemas) tienen el mismo (invariable) sonido, en cambio quienes hablan el idioma de Shakespeare tienen el gravísimo problema ya que sus fonemas cambian de sonido. Por ejemplo la a se pronuncia como a (en cat), como ae (en apple), como o (en wall), etc. En cambio en español… ¡EN ESPAÑOL TAMBIÉN TENEMOS PROBLEMAS MUY GRAVES! El máximo de ellos es que los desconocemos o, simplemente, nos hacemos los desentendidos (seguramente que alguien diría… los ignoramos). Pero ellos están ahí y se requiere que personas como usted tengan el valor de destapar esa olla de grillos.

Veamos otro problema antes de ver el de la equis. Y permítame, mi querido lector o respetable lectora que le pregunte… ¿Cuántas vocales tenemos? Lo más probable es que usted se haya sonreído con esta pregunta de primer año de primaria. Pero es en serio: ¿Cuántas son? Como no estamos en “Internet” y no esperaré su respuesta, asumiré que contestó esto: “cinco vocales que son las siguientes: a, e, i, o, u…” (¡qué tonta pregunta hizo Don Salimoy!)

Si esa fue su respuesta permítame decirle que se equivocó. No es cierto lo que usted dice. Lo que pasa es que esta letra: Y (por cierto, ¿cómo se llama?) es semiconsonante y semivocal y la Academia la acepta como vocal, pero se cataloga como consonante. Veamos: ¿Qué sonido tiene en las palabras: ley, rey? ¿Verdad que es de vocal? Usted no pronunciará… lell, o rell. Usted dirá: lei, o rei. En cambio al pluralizar estos vocablos cambiará el sonido de vocal al de consonante: ley, leyes (no dirá leies); rey, reyes (no dirá reies). En serio que la ye (este es su nombre y su plural es yes: las yes) no sabemos ni cómo la pronunciamos.

Ahora veamos el problema central: La equis tiene tres sonidos básicos: como j, como sh (a veces como z —este sonido se obtiene, por ejemplo, al decir zapato: diga z seguidamente y entrecierre los dientes, cuando éstos vibren tendrá usted el sonido correcto de la zeta—) y como cs.

El sonido actual es de cs, como en éxito, léxico, exento, etc. El sonido antiguo es el de jota, como en México, Oaxaca, Texas, Mexicali y el tercer sonido nos llega del náhuatl —aunque también de otras fuentes—. Pero el problema no concluye aquí… nada de eso. Tenemos palabras como, por ejemplo: sexto que usted pronuncia secsto, ¿verdad? ¿Sabía que el recipiente para desperdicios de papeles que se llama sesto es vocablo homófono —de igual sonido— al número ordinal sexto? Sí. Usted puede pronunciar secsto, pero es preferible que diga sesto. ¿Lo haría? Esta letra, es poco sabido, equivale a la ESE cuando va ante vocal, al principio de una palabra, excepto xi, nombre de la respectiva letra griega, como: xenofobia (senofobia), xenófono, xenón, xeroftalmía, etc. Cuando está ante consonante suele reducirse a sonido de ese, como en extremo, exposición. En cambio tendrá el sonido de cs en axioma (vocal, equis, vocal), exento (vocal, equis, vocal), éxito (vocal, equis, vocal). Antiguamente el sonido de la equis era como el de la jota: Alexandro, Xavier y, dicen las malas lenguas —no puedo comprobarlo si usted me lo pide— que para rememorar el sonido antiguo de la equis optaron por dejarlo en vocablos como México, Oaxaca, Mexicali, etc. Pero nos encontramos un problema: México nos viene del náhuatl: los “meshicas” hablaban el náhuatl. Podemos deducir que es una combinación del español y del náhuatl: la x que es sh y la x que es jota. Ahora lo principal de esto: México, Oaxaca, etc. son nombres propios y ni usted, ni yo, ni nadie puede cambiarlos. Simple y sencillamente deberán escribirse y pronunciarse de la manera conocida. Por supuesto no es válido decir… “ai liv in mécsicou city…” (I live in México City…) o “ai lov mécsicou…” (I love México…) Deberá pronunciarse correctamente: “ai liv in méjico…” o “ai lov méjico…”

Con respecto a las voces provenientes de nuestros dilectos, debo decirle que en el caso de jojocotlán (Xoxocotlán) debe ser como en shóchitl (Xóchitl) o en zochimilco (Xochimilco). Siempre he escuchado, y no estoy de acuerdo, que Huaxyacac se pronuncia guacsyacac y considero que debe de ser —conste que establezco la duda al usar la preposición “de” después del verbo deber—… uashyacac.

Para concluir esta diminuta píldora, déjenme decirles mi querido doctor y mi sufrido lector o lectora: ¿creen que estos son todos los problemas? Ja, ja, ja. Como dice el enemigo público número uno de nuestro idioma: aún hay más… mucho más…

La palabra junior, se piensa, se cree que es un anglicismo —palabra del inglés— y… no. No es así. Es latín y debe pronunciarse como ye: yúnior. ¿Más todavía?

Se cree que la hache es muda, ¿verdad? Déjeme cambiar de risa: Jo, jo, jo. Usted nunca diría… “peras y higos”. Claro que no sería capaz de cometer semejante hiato —cacofonía— Pero, ¿diría acero e hierro? Mire, mejor le cortamos a esta píldora y nos veremos… no, mejor me hace el favor de leer mi píldora mañana en esta misma página.

Amigo Rafael muchas gracias por su carta y sus conceptos… se los agradezco muy sinceramente.

Comentarios