Conversando sobre Educación

LA VOLUNTAD EN LA EDUCACIÓN

¿Qué es la voluntad?

El hombre en su historia ha desarrollado sus facultades y habilidades, en ello estriba su éxito o fracaso, y ha conseguido domeñar a la naturaleza en tal grado que ha cambiado el entorno con ese afán, tal vez ha sido malo o tal vez no, la misma historia lo juzga y lo juzgará, sin embargo, dentro de su actuar social, el homo sapiens no ha demostrado serlo, al menos en la definición.

Para que exista la civilización ha sido necesario inventar, estructurar diversas instancias–instituciones que le han formado y caracterizado en lo que es hoy, esas instituciones se erigen como familias, iglesias, escuelas, y todas ellas tienen como punto convergente o común el educar y perfeccionar al ser humano, cada cual, en su ámbito ideológico, teórico, práctico, es decir, todas las instituciones quieren educar al hombre.

La educación per se es un valor cultural de la civilización, pues ésta se ha hecho por ella y al revés, la educación se hace por la civilización, luego entonces, el proceso educativo contiene para ello mínimo tres elementos que la hacen funcional: ellos son el estudiante, el profesor y los padres de familia, no dejando a un lado los planes y programas y el conocimiento en sí, pero los elementos vivos son los que echan a andar el andamiaje educativo y cultural de la escuela.

La pedagogía y la didáctica como ciencias que profundizan en la educación han desarrollado sistemas muy eficaces para que el estudiante y el docente puedan corresponderse en el proceso educativo, sistemas o métodos que se han ido perfeccionando o adecuando según las circunstancias sociales, culturales y políticas, sin embargo, un ente entre todos los demás componentes no ha sido tratado con la suficiencia necesaria para comprender como influye en el aprendizaje y el aprovechamiento escolar, ese ente es la VOLUNTAD.

La voluntad, etimológicamente, proviene del latín VOLUTAS, que entre sus diversas acepciones romances soporta la de QUERER, DESEAR, y este vocablo se deriva en VOLUNTARIO, BENEVOLENCIA , pero también la misma raíz forma la palabra MALÓVOLO, la RAE (2017) la define como  “acto con que la potencia volitiva admite o rehúye una cosa, queriéndola, o aborreciéndola repugnándola, libre albedrío o libre determinación,  elección de algo sin precepto o impulso externo que a ello obligue” , todas estas definiciones nos remiten a entender y comprender algunos de los actos o conductas de los estudiantes en este caso, pues la voluntad es aplicable a todos, pero nos situaremos en el estudiante.

Se observa frecuentemente en las escuelas y salones de clase como algunos estudiantes se afanan en estudiar y aprender, y en otros se denota apatía, desánimo, pereza, no hay afán por estudiar y aprender, el motivo o causa de ello puede ser diverso, desde lo familiar hasta enfermedad o bullying, pero diversos estudios a nivel mundial han determinado que la voluntad es un factor importante en esta conducta positiva o negativa, y es que es un término poco conocido, si muy mencionado pero poco comprendido, es más, suele ser una palabra que se utiliza como una solución o un diagnóstico que se emite ante un acto que realiza una persona, sin embargo la definición y la adquisición de este fenómeno no es tan sencillo.

Para llegar a conocer y luego aplicar la voluntad es necesario entender que es un acto de libertad, pues el que actúa por VOLUNTAD lo hace eligiendo por sí mismo, tiene que conocer lo que elige y porqué lo elige, incluso tiene que hacer uso de la imaginación, de la creatividad, que son actos de conocimiento, nadie puede imaginar algo que no conoce, en caso contrario sería fantasía o ilusión, sin embargo el imaginar se hace conforme a una base de conocimientos, a algo que es conocido parcialmente por lo menos, de ahí que los que son imaginativos crean, inventan, y muchos artistas como pintores, músicos, poetas, escultores crean sus obras a través de un conocimiento a fondo de las cosas u objetos que desean plasmar y proyectar.

Así, el estudiante que no conoce qué es el estudio, sus ventajas, sus intenciones, sus bondades poco tendrá de provecho en él, es decir, va a la escuela con el pensamiento puesto en otras situaciones de la vida, o tan solo por salir de casa, o por obligación, o por ver a los amigos, las causas pueden ser variopintas. 

La voluntad es un fenómeno de las ideas, ideas que se nutren por la experiencia, la lectura, la conducta regulada, es así mismo una fuente de inspiración, ya lo decían los griegos antiguos que las musas venían a aquellos que eran libres, buenos, y que tenían la voluntad de recibirlas. 

Maestro en Ciencias de la Educación: Fidel Reyes Domínguez.

Comentarios