¡Ay Santo Bogán el Resbaloso! Esta semana finalmente se abrió a la circulación el tramo final de lo que fue la primera etapa de rehabilitación integral de la Avenida Oaxaca de este Puerto, por lo que, ahora sí, los vehículos pueden transitar libremente por toda esta arteria sin ningún problema, y sin desviaciones.

Sin embargo, hay algunos comentarios que quiero retomar, pues si bien es cierto que lo que es la calle en sí ya está terminada, a la obra completa le falta muchísimo, y, además, hay muchas dudas y temores por cómo se están haciendo las cosas.

Empecemos hablando del tema de las banquetas, o específicamente, la falta de; el día en que se iba a abrir “oficialmente” la circulación en este último tramo, un pequeño grupo de manifestantes de la zona se movilizó para exigir a la autoridad municipal de San Pedro Mixtepec que se concluyan las banquetas y, sobre todo, que se garantice que estas áreas públicas sigan siendo esto, públicas, y que no en cualquier ratito vayan a regresar a apoderarse de las banquetas los vendedores informales (no ambulantes) como si fueran de ellos estos espacios.

Respecto a que no se han construido las banquetas, ese mismo día un representante de la autoridad municipal les explicó a los manifestantes que, supuestamente, ellos no han podido concluir estos espacios públicos porque Telmex no ha cumplido con la parte que le corresponde de retirar las líneas aéreas y quitar sus postes telefónicos para que, a partir de ahora, todo el cableado en la zona de la Avenida Oaxaca sea subterráneo.

Inclusive, dijo este representante del municipio, ellos como autoridad ya le habían entregado el dinero que solicitó Telmex para hacer esos trabajos, y simplemente no los han hecho. Yo creo que parte de este problema se hubiera podido evitar si, como había venido comentado desde hace tiempo, la autoridad municipal se hubiera dejado de tanto “secretismo” y nos hubiera hablado de frente a los ciudadanos; a lo mejor hubiéramos hecho algunas medidas de presión, o a lo mejor no hubiéramos solucionado nada, pero al menos sabríamos de la situación y tendríamos un poco más de paciencia, pero no, nos salen con explicaciones ya hasta la “mera hora” y hasta pareciera que se las están “sacando de la manga”.

A su vez, hay algunos que dicen que Telmex no está dispuesto a trabajar de esta manera y se opone al proyecto de cableado subterráneo, entonces habría que preguntarse: ¿realmente se dio o no se dio el dinero que se dijo? Porque, para empezar, las autoridades ni siquiera se ponen de acuerdo de cuánto dinero se entregó, pero por ley, si se hizo la entrega, debe haber documentos que lo acrediten.

Y suponiendo que los de Telmex nomás no quieran hacer el cableado subterráneo, ¿qué va a pasar? ¿Los va a obligar el municipio? ¿Se dejan las banquetas así sin terminar? ¿O se van a concluir? Todo eso nos deberían explicar las autoridades y, sobre todo, tendrían que poner una fecha porque si vamos a estar esperando a que los planetas se alineen para poder hacer algo, pues estamos fritos.

Del tema de los ambulantes la autoridad ha guardado un silencio muy “sospechoso”, como que siguen sin atreverse a decir ni sí ni no, sino todo lo contrario, y eso da miedito porque quiere decir que, en cualquier descuido, nos pueden hacer una jugarreta, ojalá el Presidente Municipal dé un pronunciamiento firme al respecto para ya salir de dudas.

Pasando a otro punto, pero siguiendo con este tema de la Avenida Oaxaca, según dio a entender la autoridad municipal, en este tramo rehabilitado, que va de la Séptima hasta la Décima Norte, la circulación será en doble sentido, cuando antes nada más era entre la Novena y la Décima Norte; la verdad es que la calle sí es lo bastante amplia para ello, pero vamos a volver a los problemas de hace muchos años, y que precisamente dieron pie a que la circulación se cambiara en este tramo de la Avenida Oaxaca.

Es algo de lo que ya he hablado en varias ocasiones, la circulación en Puerto Escondido es un verdadero chilaquil, no tiene lógica ni sentido; calles que en un tramo son doble sentido y que, metros más adelante, se vuelven de uno solo o viceversa, donde no hay señalización, o si la hay es tan escueta que es prácticamente invisible y por eso a cada rato hay automovilistas (sobre todo foráneos) entrando en sentido contrario, aunque nunca faltan los “vivales” locales que se sienten por encima de la ley.

Y ese es precisamente mi miedo ahora, por ahora tenemos a los policías viales y/o municipales vigilando que los automóviles sigan la circulación establecida, pero les aseguro que cualquier día de estos, especialmente ahora que viene la temporada vacacional, nos vamos a enterar o veremos casos de vehículos metiéndose en sentido contrario por falta de señalización, y esperemos que no vaya a ocurrir alguna desgracia para que entendamos por qué hacer los cambios así de repente no nos deja nada nuevo.

Siguiendo con este tema de la circulación, también me queda una duda: en la Calle Octava Norte ¿volverá la circulación en un solo sentido o se mantendrá la de doble sentido desde la Avenida Oaxaca hasta Camino Real? Pregunto porque, hasta ahora, se ha quedado así, pero si el cambio va a ser permanente hacen falta algunos ajustes, entre ellos que se pinten nuevas señalizaciones en la calle para mostrar claramente que la circulación es en ambos sentidos, y, además, va a hacer falta que se instalen los semáforos que faltan viniendo del lado de la Avenida Oaxaca para evitar congestionamientos; hablando de esta zona, ya URGE que las autoridades también reinstalen el semáforo que falta en Calle Novena Norte esquina con Tercera Poniente, el cual se quitó para una construcción que lleva meses clausurada, pero que nadie ha tenido la abuela de recoger el “cuchitril”, así que ahí les dejo mis comentarios.