2175.- EXIMIR Y EXIMIO

PREGUNTA:

Ramón De Lille Fuentes

Mi querido amigo-hermano, Nando. Buen comentario a la palabra eximio, sin embargo, me quedó la duda de eximir: ¿proviene de las mismas raíces y quiere decir más o menos lo mismo o hay mucha diferencia? Parece mentira que algunas palabras sean tan contiguas o cercanas y sin embargo, su significado sea muy diferente. Por ejemplo: Patógeno y patogénico. Psicógeno y psicogénico. ¿Qué significa cada una de estas opciones?

Pues te mando un gran abrazo y te deseo mucha, mucha salud, y con la buena compañía de Tere y tus hijos, y en esa preciosa ciudad de Oaxaca.

Ramón.

RESPUESTA:

Mi no menos querido amigo-hermano Ramón, para responder la primera parte, veamos qué nos dice la Academia:

eximio, mia.
(Del lat. eximĭus).
1. adj. Muy ilustre, excelso.

Nota al calce:

EXIMIO 

La palabra eximio viene del latín eximius (tomado aparte porque se destaca de los otros, de donde excelente y fuera de lo común). Es un adjetivo derivado con sufijo -ius del verbo eximere (sacar de, tomar, poner aparte, también librar de algo), que nos da eximir, verbo que puede ser en origen de uso ritual, pues se aplica a la elección de los mejores especímenes de animales para el sacrificio a los dioses. Con eximere se relaciona también la palabra exemplum (lo que se toma separadamente para que sirva de modelo) que nos da ejemplo. 

Eximere se forma con prefijo ex- (de, desde, fuera de) y el verbo emĕre (tomar, coger, también comprar). De la raíz de este verbo y sus prefijados nos llegan innumerables palabras que comparten raíz con eximio, eximir y ejemplo, como vendimia, dirimir, perentorio, premio, pronto, prontitud, redimir, redentor, etc. De su prefijado sumere (asumir, tomar, compuesto de sub- + emere), específicamente tenemos sumir, sumidero, asumir, suntuoso, asunto, consumir, presumir, presunto, resumir, trasunto, etc.

eximir.
(Del lat. eximĕre).
1. tr. Librar, desembarazar de cargas, obligaciones, cuidados, culpas, etc. U. t. c. prnl.

Como puedes ver mi querido amigo-hermano, ambas palabras pertenecen a la misma fuente. La diferencia está solamente (no estoy hablando del significado) en que eximio es adjetivo y eximir, es obvio, es verbo.

Veamos los otros vocablos:

patógeno, na.
(De pato- y ‒́geno).
1. adj. Que origina y desarrolla una enfermedad.
germen patógeno

patogénico, ca.
1. adj. Perteneciente o relativo a la patogenia.

Pues no, no hay gran diferencia, observa que uno es el productor y el segundo es relativo a aquél. No hay pierde, ¿verdad?

Veamos los otros dos:

psicógeno, na.
(De psico- y ‒́geno).
1. adj. Med. psicogénico.

Observa que la Academia nos manda a buscar psicogénico, es decir que prefiere que se use este vocablo… aunque el otro no es, en modo alguno, una incorrección; pueden usarse sin restricción, pero… 

psicogénico, ca.
(De psicógeno).
1. adj. Engendrado u originado en la psique.

Es mejor decir, por ejemplo: “…su mal es sicogénico, pues ve moros con tranchete…”

Aprovecho para hacer una aclaración que tiene relación con este tema:

Para muchas personas (yo creo que es la mayoría) ir a consulta con el psiquiatra (médico de la mente), es sinónimo de locura y eso… ¡no es cierto! Podemos padecer alguna enfermedad de la mente que no es, exactamente, una locura.

En tanto que el psicólogo se encarga del estudio de la mente, puede determinar el grado del problema, si este es más o menos grave preferirá que el paciente vaya con el médico de la mente para su total restablecimiento. Veamos qué es lo que nos dice la Academia de esto:

psicólogo, ga.
1. m. y f. Especialista en psicología.
2. m. y f. Persona dotada de especial penetración para el conocimiento del carácter y la intimidad de las personas.

psicología.
(De psico- y -logía).
1. f. Parte de la filosofía que trata del alma, sus facultades y operaciones.
2. f. Todo aquello que atañe al espíritu.
3. f. Ciencia que estudia los procesos mentales en personas y en animales.
4. f. Manera de sentir de una persona o de un pueblo.
5. f. Síntesis de los caracteres espirituales y morales de un pueblo o de una nación.
6. f. Todo aquello que se refiere a la conducta de los animales.

psiquiatra.
1. com. Med. Especialista en psiquiatría.

psiquiatría.
(De psico- y -iatría).
1. f. Ciencia que trata de las enfermedades mentales.

2176.- SIGNALÉTICO, SEÑALÉTICO O SINALÉTICO.

PREGUNTA:

Rodrigo Sánchez

Don Fernando, espero que esté usted de lo mejor.

Le comentó que en este preciso momento estoy estudiando y me encontré nuevamente con esta palabrita, y aunque tengo una idea de lo que significa debido al estudio cotidiano de la Grafoscopia y Documentoscopia, en forma precisa no sé que expresa, además, me gustaría que me diera más detalles sobre ella (bueno, en realidad son tres palabras, pero creo que significan lo mismo).

SIGNALÉTICO, SEÑALÉTICO O SINALÉTICO.

Debo decirle que los dos vocablos primeros vienen en un libro de origen colombiano, el tercero se encuentra en un libro de origen brasileño que, claro que sí, ha sido traducido al español.

¡GRACIAS!

RESPUESTA:

Mi querido amigo Rodrigo, no sé si le guste la respuesta, pero… no hay de otra: Esos tres vocablos pertenecen a la jerga jurídica y, por tanto, no están en el DRA. Puede usted usarlas, sin temor, pero trate de usar los vocablos castellanos. ¡Ya sé, ya sé! Usted tiene idea de qué es lo quiere decirse con cualquiera de esos tres vocablos. Si usted se encuentra uno de ellos en los escritos que está estudiando, se dará cuenta de que son adjetivos: el que está señalado… lo que está marcado, anunciado, conjeturado, especificado, anotado, suscrito, subscripto, inscrito, aludido…

Veamos:

¿Qué es la jerga? ¿Dónde se da? ¿En cualquier nivel social, político, religioso, etc.?

La jerga no es otra situación que un dialecto. Éste puede ser entendido por cierto grupo de cualquier tipo, pues puede ser social, político, jurídico, médico, contable, administrativo… Cada uno de esos grupo entenderá ciertos vocablos porque la literatura correspondiente usa esos término y, aunque absurdos, gramaticalmente hablando, se hacen entender.

Por ejemplo en un libro (no recuerdo ni el autor ni el título) de Administración y de Contaduría se usa el vocablo organizacional, que es un verdadero disparate, pues debe ser organizativo; pero así se usa y así se queda. En la rama jurídica esta lo que me pregunta: signalético, señalético o sinalético. Y así sucesivamente.

Veamos con más profundidad lo que es la jerga:

Es un lenguaje particular y familiar que utilizan, entre ellos, los integrantes de un cierto grupo social. Esta especie de dialecto puede resultar difícil de entender para aquellos que no forman parte de la mencionada comunidad.

Las jergas suelen nacer para ocultar el significado de las palabras. Este es el caso, por ejemplo, de la jerga carcelaria, utilizada por los presos para evitar que sus conservaciones sean captadas por las autoridades. Este motivo lleva a que los términos usados en la jerga sean temporales: una vez que son adoptados y se masifica su uso, dejan de ser utilizados.

Hay jergas que surgen por cuestiones geográficas y que, con el tiempo, pueden pasar a formar parte de un dialecto regional. No hay intención, en este caso, de ocultar el significado de las palabras, sino que surgen a partir del sentido de pertenencia y la intención de diferenciarse de otros grupos.

En concreto podemos establecer que las jergas pueden clasificarse en dos grandes grupos: las sociales y las profesionales.

Las sociales, como su propio nombre indica, son aquellas que pueden crearse por diferentes personas con dos objetivos diferentes: para diferenciarse del resto o bien para que evitar que se les entienda por los demás. Así, por nombre, en esta categoría podríamos establecer aquellas jergas que se utilizan por tribus urbanas o grupos de adolescentes, por ejemplo.

En este sentido hay que subrayar además que es habitual que suele confundirse en dicho ámbito lo que es el término de jerga con el de argot. En este caso, no están perfectamente determinadas las diferencias entre ambos conceptos y se pueden utilizar de manera indistinta.

Las jergas profesionales, por otra parte, se desarrollan para nombrar con precisión ciertos procedimientos o instrumentos. Dada la importancia de comprender estos términos para el desarrollo de una profesión, existen diccionarios sobre estas jergas.

La noción de jerga suele utilizarse como sinónimo de argot, que es una jerga social que está asociada, por lo general, a las expresiones vulgares. En Argentina y Uruguay, se conoce como lunfardo a la jerga que aportó numerosos vocablos a las letras de los tangos y otros géneros populares.

“Este pibe es un atorrante, che, la juega de bacán pero viaja siempre en bondi” es un ejemplo del lunfardo argentino que equivaldría a algo así como “Este chico es un mentiroso, dice que tiene mucho dinero pero viaja siempre en colectivo (autobús)”.

Un término que emana de jerga es el de jerigonza, que viene a emplearse para definir a todo aquel lenguaje que es difícil de entender.

No obstante, además de todo lo expuesto no podemos pasar por alto el hecho de que jerga también es un término utilizado con otros significados. Así, con dicha palabra se define a un colchón que está realizado bien con paja o bien con hierba.

De la misma manera, también se emplea para referirse a un tipo de tela que se identifica por ser muy gruesa y áspera.

Y todo ello sin olvidar tampoco la expresión “dejar en jerga”. Se trata de una locución verbal coloquial que se emplea para dejar patente que algo sólo está empezado y, por tanto, no se ha finalizado.

“Quihubole mi cuais, que milanesas que nos vicenteamos; Yolanda pensé que te habías morongas…”

“Qui’hubole (que le hubo) mi amigo, qué milagro que nos vemos; yo pensé que (te) habías muerto…”