Epigrama

Por: Ing. Abel E. Baños Delgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Después de casi 10 meses de haber iniciado, no se tiene concluida ni lo equivalente a una cuadra en la remodelación de la Avenida Oaxaca, en Puerto Escondido, Oax. 

No se mira a corto plazo
una feliz conclusión;
como el avance es escaso
es motivo y viene al caso
¡la segunda reelección!

Sección poética

Responsable: Ing. Abel E. Baños Delgado

¡Hasta luego, Beto!.

Para Faustino Filiberto Ríos Carreño (QEDP)
Autor: Ing. Abel E. Baños Delgado

Se adelantó Beto Ríos
en su viaje al más allá;
en el paraíso está
sin problemas y sin líos;
los sufrimientos sombríos
ya no los padece más;
el desasosiego tenaz
y la cruel incertidumbre,
se quemaron en la lumbre
y por fin, descansa en paz.

Reposa de esas dolencias
que con crueldad lo aquejaron;
que penas le provocaron,
y severas inclemencias;
vivió crueles experiencias;
mermó su vitalidad;
su fuerza de voluntad
lo obligaba a reanimarse,
a luchar, a no dejarse
y vencer la enfermedad.

En Ojo de Agua nació,
área de Sola de Vega;
desde niño entró a la brega
porque carencias sufrió;
con su familia viajó
con un costal por mochila
buscando vida tranquila,
ocupación y progreso;
caminaron en exceso
llegando a Bajos de Chila.

Era un hombre muy sencillo,
de carácter muy amable,
trabajador, responsable,…
relucía con propio brillo;
no escatimaba el bolsillo
para ayudar a la gente;
persona muy diligente
en asuntos de trabajo;
también le entraba al relajo
si se prestaba el ambiente.

Pero por fin el destino
ha cortado su sendero;
el constructor tesonero
emprendió nuevo camino
y por mandato divino
al cielo se fue discreto;
hoy con tristeza y respeto
estas palabras le digo:
¡Descansa en paz buen amigo!
¡Hasta luego!… ¡Amigo Beto!