La soberbia es una de las principales características del ególatra Donald Trump, desde su campaña el “Pelos de Elote” ha presumido de que él, y solo él, sabe cómo solucionar TODOS los problemas de su país, que es el mejor en todo lo que hace, que nadie conoce mejor las necesidades del pueblo y que tiene las respuestas a todas las preguntas (¿Les recuerda a alguien aquí en México?).

El problema es que, tarde o temprano, el “hocicón” se va a acabar enfrentando a su realidad, y ahí es cuando va a estar ante una gran disyuntiva: o reconoce que ha metido la pata, y empieza a hacer algo por enmendar sus errores, o se aferra todavía más a lo que su ego le dice y piensa que todos lo que lo critican y cuestionan están mal o le tienen envidia, y así va a acabar hundiéndose más en la mediocridad.

Esta semana, en una reunión ante representantes y miembros de la Organización de las Naciones Unidas, el “Trompas” decidió hablar de los resultados de su gobierno a poco más de un año y medio de su administración en Estados Unidos.

En su habitual estilo arrogante y soberbio, Trump dijo que, en este tiempo, su administración se ha colocado como “una de las mejores” en toda la historia de los Estados Unidos; muchos de los ahí presentes no pudieron evitar reírse de lo que había dicho el “Trompas” y éste todavía pensó que se reían con él, y no de él.

Y si bien el gobierno de Donald Trump ha tenido algunos aciertos, también le ha visto la cara a sus votantes (de nuevo…¿dónde he visto yo eso aquí en México?) y ha aprobado medidas y leyes que, en apariencia, son “buenas” para los estadounidenses en general pero en realidad solo son benéficas para los grandes empresarios (especialmente el mismo Trump).

Obviamente, los “asesores” de Trump le han recomendado que, para causar un verdadero impacto, haga una comparación entre los resultados de su administración en este poco más de un año, comparándola con los resultados de la primera gestión de su predecesor, Barack Obama.

Claramente ahí se ve que, en el gobierno de Obama, había una tremenda crisis que hoy, en la administración de Trump, no se tiene; el problema es que Trump se quiere colgar ese “milagrito” y la realidad es que hasta eso le debe al moreno Obama.

Recordemos que cuando el “moreno de fuego” entró por primera vez como Presidente de Estados Unidos, el país atravesaba una grave crisis causada por el desplome del mercado inmobiliario, lo que causó gran inestabilidad, miedo y preocupación entre muchos.

A pesar de esto, el gobierno de Obama pudo salir adelante (con varios errores de por medio, pero también sus aciertos) y, poco a poco, las finanzas públicas se fueron saneando, dejando una economía saludable, de la cual el gobierno de Donald Trump se ha beneficiado, pues él no ha tenido que lidiar con una crisis, sino que simplemente ha tenido que disfrutar de lo que ya había trabajado Obama y sus funcionarios.

Para entender un poco mejor esto lo ilustraré con un ejemplo en México, si comparamos las cifras y resultados del primer año de gobierno de “ElNeto” Zedillo contra los del primer año de Chente Fox, obviamente todos los números nos indicarían que Fox fue un Presidente más “fregón”, y que Zedillo fue un pésimo gobernante; sin embargo, los números en sí no son suficientes si no consideramos la situación en que cada uno recibió el país.

No olvidemos que Zedillo sufrió los estragos del llamado “Error de Diciembre”, la última gran crisis financiera interna en México, y a pesar de esto, Zedillo no sólo logró salir “al paso”, sino que sentó las bases para una economía sólida que, hasta el día de hoy, perduran, y cuyo primer gran beneficiario fue precisamente el “PresiChente”.

Por eso mismo es que casi todos los analistas serios y de confianza coinciden en que Zedillo ha sido uno de los mejores –sino es que el mejor– Presidente de la República que México ha tenido, pues, por lo menos en temas económicos, fue el que ayudó a dejar un país estable que, hasta ahora, sigue en pie, aunque algunos ignorantes insistan en negarlo.

Pasando a temas nacionales, esta semana fueron dos las grandes noticias que han acaparado la atención de todos: la primera de ellas fue la “condena” que recibió Javier Duarte, luego de que –voluntariamente– se declarara culpable de los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa.

Esto como parte de un acuerdo al que llegaron la defensa del “JaviDu” y la PGR, pero la verdad sea dicha no sé si la PGR de verdad pecó de ingenua o es que hay órdenes desde muy arriba para que se le impusiera una sentencia de 9 AÑOS al ex gobernador veracruzano, además del pago de una sanción de $60,000, o sea, una verdadera burla para todos los mexicanos.

Pero aún hay más, como dijera Raúl Velasco, según la PGR como el “gordito consentido” ya lleva casi un año y medio detenido, ese tiempo se le considera como parte de su condena y, por tanto, dentro de solamente 3 años se podría “analizar” la posibilidad de reevaluar su situación legal, que quiere decir, palabras más, palabras menos, que seguramente en 3 años Javier Duarte saldrá libre de la cárcel y sin ninguna culpa.

Ahora bien, los chairos ahorita están que bufan (como casi todos los mexicanos) pero ellos en especial se sienten ofendidos porque, según ellos, ahí se ve lo que el gobierno de Peña Miento está haciendo; la cuestión aquí es, como decía unas líneas arriba, es que todo esto parece ser una orden de arriba, y sí, es posiblemente que el que haya dado la orden sea el Gavioto, ¿pero para qué? Si hubiera querido, ha tenido tiempo de sobra para hacer una cosa de este tipo.

Sin embargo, ¿qué tal si Peña Miento solamente está cumpliendo otra de las condiciones de su pacto con MALO? Recordemos que, dicen las malas lenguas, JaviDu le estuvo pagando fuertes sumas de dinero a la gente de López Hablador, inclusive ahora se dice que parte del “botín” que se llevó Duarte se le inyectó a la campaña presidencial de MALO, y que a cambio éste iba a exonerarlo.

Obviamente el Peje no podía hacer eso, pero sí podía pactar con Peña Miento para darle una sentencia más suave, y una que, de manera especial, permita que Duarte pueda salir libre durante el mandato de López Orador; de todos modos, Peña Miento va a salir como el Presidente más odiado así que, ¿qué es una rayita más al tigre? Al final de cuentas el Gavioto también ya recibió el indulto de MALO, por lo que no será perseguido ni investigado por ninguna de sus tranzas.

Esto es algo que le ha calado hasta lo más profundo a algunos chairos, especialmente aquellos que en sus “viajes” sacan a relucir sus deseos de venganza y muerte; esta semana, a través de una serie de tweets el vocalista del grupo Zoe, León Larregui, le exigió a MALO el “cumplimiento de su promesa”, castigando la injusticia y la corrupción, rematando el mensaje diciéndole a López Hablador mari…continuamos mejor; en otra publicación a través de Twitter el cantante dijo que “se pongan a trabajar” para detener a Peña Miento y mandarlo “al paredón” para fusilarlo a él y a todos sus compinches, después dijo que todos los “traidores” merecen ser “colgados en el Zócalo”, incluyendo a Peña Miento y “toda su podrida familia”.

Para rematar, el chairito este le exigió a MALO que se le imponga cadena perpetua a Javier Duarte, para que nunca salga de la cárcel (esto último fue lo más coherente que dijo León Larregui); la cosa es que esta serie de mensajes se ve que le calaron fuerte a MALO, pues inmediatamente sus fuerzas de la “Santa Inquisición Pejista” se dieron a la tarea de golpear en Twitter a León Larregui, para hacerlo quedar en mal y así restarle peso a su argumento.

Lo primero de lo que muchos “pejebots” se colgaron fue acusar de “homofóbico” al vocalista de Zoe por el término que usó para criticar a MALO, y otros le dijeron que se callara, que el “Cabecita de Algodón” sabe perfectamente lo que tiene que hacer y que no necesita que alguien se lo diga.

¡Cositas! Si desde la campaña MALO anduvo duro y dale con lo de la “amnistía” y, aunque se le cuestionó constantemente exactamente qué implicaba esta amnistía, el tabasqueño nunca quiso “soltar prenda” y mejor dejó que sus achichincles se desgastaran tratando de explicar, cada uno, en qué consistía la amnistía propuesta por MALO, ¿saben por qué? Porque ahora el Peje tiene un cheque en blanco para justificarse cuando “exonere” a cualquier político corrupto, como hizo por ejemplo hace unas semanas con Rosario Robles, a quien señaló de ser solamente un “chivo expiatorio” de los verdaderos responsables de la llamada “Estafa Maestra”.

O por ejemplo ahora con el caso de Javier Duarte, en donde señaló que en su gobierno se van a acabar los tiempos donde “se castiga a algunos y gozan de impunidad los jefes de jefes”; o sea que lo que MALO quiso decir que “JaviDu” también es “chivo expiatorio” y que los verdaderos “jefes de jefes” están armando todo este circo mediático para tener a quien culpar de todo, mientras ellos andan muy sacados de la pena.

Pero habría que preguntarle a MALO exactamente quiénes son esos “jefes de jefes”, porque según el mismo Peña Miento no lo es, tampoco el “Miado”, ni Rosario Robles; a lo mejor nos sale con que el “Innombrable” es el “mero mero”, o a lo mejor resulta que éste también es chivo expiatorio y que la culpa es del sionismo, los Illuminatti, el “Nuevo Orden Mundial”, los reptilianos y hasta los marcianos, porque así se las gasta López Hablador quien, como dice una cosa, dice otra.

Y es que una cosa son los discursos y otra la realidad; MALO asegura que en su gobierno la corrupción va a dejar de ser un delito menor y se convertirá en grave, que se aplicarán sanciones muy severas contra todos aquellos políticos implicados, y todo nos lo pinta muy bonito.

Sin embargo, hasta ahora sus legisladores no parecen tener ninguna prisa ni interés en legislar sobre un tema tan escabroso, mejor andan proponiendo y aprobando iniciativas muchas veces ridículas o intrascendentes, y eso en las ocasiones en que los señores diputados y senadores no se están echando un “pestañazo” dentro del recinto oficial, porque hasta eso le han imitado a la perfección a la “Mafia del Poder”.

Ya veremos, dijo el ciego, a lo mejor MALO nos va a sorprender metiendo él la propuesta luego de que entre en funciones, pero si es así, ¿para qué hacerla de emoción? Si todos sabemos que los legisladores de Morena están a lo que diga el “Señor Presidente”, tal y como sucedía en los años gloriosos del RIP en donde nada se movía si no era la voluntad del Presidente, y si de plano no piensa meter nada…¿para qué seguir dándonos atolito con el dedo? Pero bueno, tiempo al tiempo.

El otro tema que ha causado muchísima controversia en el país es que, esta semana, se conformaron las comisiones dentro del Congreso de la Unión para atender diferentes temas; algunos nombramientos fueron, hasta cierto punto, lógicos, pero hubo varios más que dieron mucho de qué hablar.

Entre ellos, por ejemplo, el nombramiento del hijo de Lupita D’Alessio, Ernesto D’Alessio quien tiene la misma experiencia para este cargo como este escualo la tiene para ser médico, es decir, absolutamente ninguna; la cosa es que dicen que esto fue parte de los “acuerdos cupulares” que tanto criticaban MALO y los chairos, pero que ahora que ellos los hacen están bien, en donde MORENA le dio al PES esta comisión y la del Trabajo para tener control de las comisiones de Salud y Cultura.

Y si el nombramiento del “nene” de Lupita D’Alessio causó escozor entre muchos, el nombramiento del “actor” Sergio Mayer como titular de la Comisión de Cultura fue una verdadera burla.

Pero al final sabemos que esos son los arreglos cupulares, de hecho, dicen por ahí las malas lenguas que Sergio Mayer, como un verdadero gánster, amenazó, sobornó y manipuló a muchas personas para que le dieran la titularidad de la Comisión de Cultura, por encima de personas mejor preparadas y, sobre todo, con una verdadera trayectoria dentro del área.

Sin embargo, lo triste no es que Morena y sus aliados hagan esto, sino que los chairos los defiendan a capa y espada; y es que en ambos casos (de Ernesto D’Alessio y Sergio Mayer) los “fanses” de MALO han justificado que “no hace falta tener experiencia” para presidir una de estas comisiones, solamente hace falta tener “ganas de trabajar”.

¡Imagínense en qué mundo tan fregón viven los chairos! O sea que, según ellos, uno no necesita ser un ingeniero para diseñar una obra, simplemente hay que tener “voluntad de trabajar” y todo va a salir bien, total…la experiencia y todo lo demás no sirve para nada; vaya forma de hacerse “tontejos”.

Muchos usuarios de las redes sociales criticaron estos nombramientos, especialmente en el caso del conocido “stripper” y actor, y obviamente los chairos no han tardado en querer defender lo indefendible; uno de sus argumentos favoritos cuando alguien critica a Sergio Mayer es reclamarles a todos por qué no dijeron nada cuando Carmen Salinas fue diputada federal.

La “pequeña” diferencia aquí es que “La Corcholata” llegó a ser legisladora por la vía plurinominal, nadie votó por ella, fue metida a la “malagueña” por el RIP en San Lázaro, y nadie pudo decir nada; en cambio, Sergio Mayer fue elegido como diputado federal, miles de mexicanos votaron por él, lo pusieron en donde está, pero obviamente sabemos que no votaron realmente por Sergio Mayer, simplemente siguieron la estupidez esa de “voto masivo para Morena” que estuvieron promoviendo, y ahí tienen las consecuencias de votar con el hígado y no con el cerebro.

Obviamente, ante la oleada de quejas, Sergio Mayer salió a justificar su nombramiento, señalando que “no necesita ser Sócrates para presidir la Comisión de Cultura”; en otras épocas, ante tal cinismo, los chairos hoy estarían echando espuma por la boca, nada más recordemos cuando Luis Videgaray reconoció que había llegado a la Secretaría de Relaciones Exteriores “a aprender” y en ese entonces los chairos casi casi exigían su cabeza en charola de plata por tal cinismo y muestra de su ignorancia.

Pero ahora que quien dice esto es uno de los “buenos” de Morena, todo está bien, total, eso de la cultura está demasiado sobrevalorado. Porque ese fue otro de los argumentos de los chairos, que como en México nadie se preocupa realmente en el tema cultural, pues entonces no tenemos derecho a criticar el nombramiento de Sergio Mayer; qué fregona lógica la de los chairos, en pocas palabras, no digamos nada en contra de MALO o Morena, porque estamos mal.

Otro nombramiento que dio mucho de qué hablar fue el de “Napito” Gómez Urrutia como titular de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, lo cual es una verdadera burla para todos esos mineros y sus familias que han sufrido de los abusos y excesos del líder minero, pero bueno, ahí vemos en qué consiste la “transformación de cuarta” de Morena, ¡solamente más de lo mismo!.

En otro asunto, esta semana se conmemoró un aniversario más de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en lo que muchos llaman la “Navidad Chaira” pues entre esta fecha y el tristemente célebre 2 de octubre los izquierdosos agarran la excusa para hacer toda clase de desmanes, “asegún” para “exigir” justicia y que se esclarezcan los hechos.

El problema, como lo señalé en su momento, es que estas voces no quieren realmente que se aclare qué es lo que sucedió, sino simplemente que se confirme lo que, para ellos, es la verdad: que “fue el Estado”, y ya, que culpen a Peña Miento, a Osorio Chong, al Ejército y a quienes puedan embarrar en el proceso, pero que no se mencione a José Luis Abarca, a los narcos, a MALO ni a nadie así, porque eso no es verdad.

O, en el caso del 2 de octubre, que se diga que fue el RIP y el Ejército, que no se hable de los simpatizantes comunistas infiltrados y quienes, de acuerdo a varios testimonios de los sobrevivientes de esta tragedia, fueron los que abrieron fuego contra los estudiantes, mientras el Ejército repelía la agresión y trató de cuidar a los verdaderos estudiantes dentro de toda la confusión.

Y aún en el remotísimo caso de que algún día se llegara a aceptar la “verdad histórica” que tanto claman los chairos, ni con eso van a quedar conformes, ¿por qué? Porque les conviene más jugar a la víctima; vemos el caso de muchos quienes hicieron de la “Industria del 68” su modus vivendi, como es el caso de Elena Poniatowska quien, sin haber sido víctima ni testigo presencial de los lamentables hechos, simplemente porque le plagió a Luis González de Alba, quien sí vivió y sufrió en carne propia los horrores de esta masacre, su manuscrito, la Poniatowska –férrea defensora del “Régimen” por muchos años– se ganó un lugar dentro del corazoncito de la izquierda como una “mujer valiente” simplemente porque dijo lo que ellos querían leer, que el Estado fue el culpable.

Y como Elenita hay muchísimos autores que ni vivieron ni conocen realmente lo que sucedió en la Plaza de las Tres Culturas, pero que han vivido ellos y sus hijos y nietos de lucrar con esta tragedia, ¿creen realmente que a esta clase de personas les interesa que se descubra realmente qué es lo que sucedió? ¡Por su’pollo que no!.

Pasando a temas locales, esta semana arribó a esta región de la Costa el “Nene Consentido” Alejandro Murat para entregar apoyos y anunciar diferentes obras en la región de Pinotepa Nacional y Jamiltepec.

Ahí con el “gober” anduvo de pegoste el capitán Carlos Sarhambria, queriendo lucirse a ver si sigue vigente en el “corazoncito” del “Rorro” Murat; la cosa es que esta visita no fue como la que Alejandro Murat esperaba, en Pinotepa un grupo de personas encaró al gobernador, exigiéndole medicamentos para el hospital regional y una ambulancia que había sido prometida para la agencia municipal de El Carrizo.

Como en otras ocasiones, se notó a leguas que al “gober” no le gustó que le reclamaran, inclusive al principio sus achichincles intentaron callar a los quejosos; luego Alejandro quiso calmarlos diciéndoles que “al final” de la inauguración a la que acudió iba a atender a las personas, lo que no quisieron aceptar los manifestantes.

Inclusive el “capi” Sarabia quiso intervenir, quizá para no quedar mal ante el “Tigrito” pero, al final, el gobernador dobló las manitas y aunque no resolvió nada, simplemente hizo la eterna promesa de que “iban a revisar” qué se podía hacer, siente que ya zanjó el asunto.

La verdad es que en toda esta región de la Costa (excepto Huatulco) hay muchísimas quejas de parte del Gobierno del Estado, no ha habido atención ni interés en hacer algo, lamentablemente toda la atención sigue centrándose en Huatulco, aunque no debería ser porque ese es un destino planeado del Gobierno Federal, por lo que no hace falta que el Gobierno del Estado intervenga, pudiendo mejor asignar las grandes cantidades de dinero que se destinan a Huatulco hacia otros puntos de la región.

En el sexenio pasado, una de las pocas cosas que realmente reconozco que fue una buena iniciativa de GaPinocho Cué y su camarilla fue la creación de las llamadas “Rutas Turísticas”, entre las cuales está la Ruta de la Costa; inclusive, recuerdo que, a principios de esta administración, el mismo Alejandro Murat se había comprometido a hacer una gran campaña de promoción turística para la Ruta de la Costa. Y aunque ha habido promoción, ni de chiste ha sido “intensiva”, ni se ha hecho gran cosa por hacer más atractivos los destinos de esta región.

Ya de hecho ni siquiera recuerdo en giras recientes que el “Tigrito” siquiera se acuerde de hablar de la Ruta de la Costa, ¿ya no le conviene hablar de ella o pretende que se nos olviden a nosotros todas sus promesas incumplidas? Me temo que la respuesta es: ambas.

En fin, por ahora me despido pues ya se me acabó lo blanco (el espacio), voy por más y para la próxima estoy de regreso; solamente quiero recordarles a todos que mi correo electrónico sigue siendo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ¡bye bye!.