Epigrama

Por: Ing. Abel E. Baños Delgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Y si siguen los precios de los combustibles fósiles incrementándose alarmantemente.

Continúa la gasolina 
y el gas a precio elevado;
esto ¡por Dios!, me da mohína;
¡esta pandilla “peñina”
deja a México saqueado!.

Sección poética

Responsable: Ing. Abel E. Baños Delgado

¡Mil graciaj!.

En el homenaje en Cuajinicuilapa, Gro.
Autor: Ing. Abel E. Baños Delgado

Amigoj: ¡Muy buenaj nochej!
Lej da ejte amigo abajeño; 
que llega aquí emocionao;
con gran alegría en el pecho;
su corazón da reparoj
como toro en jaripeo
porque  ¡por Dioj Sacrosanto!
Por esta cruj que aquí enseño:
¡no ejperaba ni tantito
ejte reconocimiento!

He caminao por la vida
siendo un hombre muy derecho; 
no me han gujtao laj chanderaj,
lo digo a grito muy recio;
puej mij  papaj me enseñaron
con bejucoj y el ejemplo,
dende que era un chiquitillo
siempre a respetá lo ajeno;
jamaj a ojuendé a laj gentej
y miraloj con rejpeto.
Aunque me miran aindiao
solamente lo parejco;
puej mi papa era una cruza
de una negra de mi pueblo,
con uno de esoj caciquej,
pinotepense por cierto,
de esoj que riegan muchitoj
así como lo hace el viento,
con la’sojaj de loj paloj
nomaj botadaj al suelo.

Mi mama era carriceña
y mi agüelo era ijcapeño;
su pelo era de itayata
o sea lacio y bien ejpeso;
nunca acectó que era una india
y lo gritaba su ajpecto;
por eso todoj su’sijoj
salimoj bien dijparejoj:
unoj bien acuculujtaoj
y otroj ejcurrido el pelo.

Yo crecí entre loj mogotej,
entre el chagüe y el encierro;
apersogando a loj burroj;
iyendóme  a trai loj leñoj;
con la tarecua en la mano
cortando bramilla o bledo;
pejcando loj popoyotej
y mojarraj con anzuelo;
o cortando loj chipilej
para un caldo bien ejpeso.

Fue bien chula mi niñej,
con nojtalgia la recuerdo;
puej de eso hace munchoj añoj;
cuando eran otroj tiempoj;
cuando sujruíamoj pobreza
de centavoj, de dinero;
pero había una gran riqueza
en loj bajoj, en el cerro,
había yerbaj, animalej
y la hermandá entre loj negroj.

Pero me ejtoy apartando
de lo que vine al juejtejo:
a ejtrechá su mano jruanca
como amigo y compañero;
a saboreá loj sonidoj
de laj vocej del cuijleño;
a dijjrutá del ambiente
que viví hace un buen tiempo
y a dicí a grito pelao;
¡con el alma lo agradejco!