Puerto Escondido, Oax. Entre septiembre y octubre de este año se espera la llegada de más de 3 millones de tortugas tan sólo en las dos playas de Oaxaca que son consideradas como santuarios de estos quelonios, Playa La Escobilla en Santa María Tonameca y Morro Ayuta en San Pedro Huamelula.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que cada animal deposita cerca de 100 huevos en sus nidos, pero se calcula que sólo una de todas esas crías que nacen llega a la vida adulta.

Lo anterior implica un gran esfuerzo que la ciudadanía debe tomar en cuenta para garantizar la preservación de la especie y evitar un nuevo ecocidio, explicó el delegado de la Profepa en Oaxaca, Nereo García García.

“Nosotros tenemos Playa Escobilla y Morro Ayuta, una como santuario y otra como playa índice. En esas dos playas se rebasan los 3 millones de desovadas en la temporada” explicó el funcionario federal.

Además, indicó que también se protege a la tortuga laúd, especie que llega a desovar en Barra de la Cruz, lo cual implica un doble esfuerzo y coordinación con otras instancias.

Detalló que, hasta el momento, desde que comenzó la temporada de arribada de tortugas, en julio pasado, se tienen tres llegadas a Playa Escobilla y dos a Morro Ayuta.

Lo anterior implica comisionar a personal de la Profepa para que, junto con efectivos de la Secretaría de Marina, realicen el trabajo de vigilancia en playa, sin embargo, han encontrado resistencia de habitantes locales, quienes no están de acuerdo con los operativos argumentando necesidad para vivir, pues recurren al saqueo de los nidos para la venta y consumo de los huevos. “Por ello también tenemos vigilancia en carreteras junto con la Policía Federal”.

La llegada de la llamada “morriña” representa muy buenas noticias, especialmente después de que la semana pasada se diera a conocer el hallazgo de más de 300 tortugas atrapadas y asfixiadas en artes de pesca ilegales usadas por pescadores rivereños locales en lo que ha sido catalogado ya como un ecocidio, pues la tortuga marina es una especie en peligro de extinción.