Barra de Colotepec, Oax. Más de 300 tortugas de la especie golfina fueron encontradas muertas y en avanzado estado de descomposición la mañana del martes 28 de agosto frente a las playas de La Barra de Colotepec; de acuerdo a las primeras versiones, se dijo que los quelonios quedaron atrapados en una malla de pesca atunera, sin embargo, posteriormente se confirmó que la red era de pesca ribereña, por lo que pescadores locales son los responsables de este terrible ecocidio contra una especie en peligro de extinción.

FUERON MÁS DE 300

Tres millas frente a las playas de la comunidad mencionada, perteneciente al municipio de Santa María Colotepec, pescadores rivereños de Puerto Escondido dieron aviso a las autoridades correspondientes como, la Secretaría de Marina y Protección Civil municipal de San Pedro Mixtepec del hallazgo de trescientas tortugas de la especie golfina (liepidochelyes olivacea), los cuerpos estaban en estado avanzado de descomposición y se presume que tenían tres días a la deriva en altamar.

LAS ENTERRARON EN BARRA DE NAVIDAD

Después de darse a conocer la lamentable noticia, que representa un grave ecocidio a esta especie que lamentablemente se encuentra en peligro de extinción, lancheros de Puerto Escondido se organizaron para acudir al lugar del hallazgo y coordinar trabajos para remolcar a las tortugas muertas y enterrarlas, los hombres del mar soportaron pestilentes olores, sin embargo, no cesaron en su labor social, enterrando las tortugas en la playa de La Barra de Navidad.

ARRIBARÍAN A LA ESCOBILLA A DESOVAR

Los quelonios que murieron atrapados en la red de pesca podrían ser parte de la morriña de hembras que cada año acude a las costas de Oaxaca, en específico a Playa La Escobilla, en el municipio de Santa María Tonameca, a depositar sus huevos y darle continuidad a su ciclo de vida; lamentablemente para este grupo ya no fue posible debido ya que en su nado hacia la playa encontraron la muerte por la inconciencia de algunos pescadores que realizan su oficio utilizando artes de pesca ilegal.

ECOCIDIO DEJA AL DESCUBIERTO INOPERATIVIDAD DE AUTORIDADES

Lamentablemente este ecocidio ocurrido en las costas oaxaqueñas deja al descubierto la incompetencia, inoperatividad y vacío de autoridades de los tres niveles de gobierno que deberían dedicarse a proteger las especies no solo marinas sino todas las que habitan nuestro país; la Secretaria de Marina (Semar), Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Secretaría de Desarrollo Agropecuario Pesca y Acuacultura (Sedapa) y municipios son las que no realizan trabajo de campo ni salen a altamar a inspeccionar que los pescadores ribereños realicen su oficio con instrumentos legales y, en su caso, retirar las redes que son prohibidas que ‒por lo regular‒ son extendidas bajo la oscuridad de la noche.

EN MÉXICO LA TORTUGA MARINA SE ENCUENTRA EN VEDA DESDE 1990

El 29 de octubre de 1986 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el “Decreto por el que se determinan como zonas de reserva y sitios de refugio para la protección, conservación, repoblación, desarrollo y control, de las diversas especies de tortuga marina, los lugares en que anida y desova dicha especie”, el cual contempla 17 playas de las costas mexicanas del Océano Pacífico, Golfo de México y Mar Caribe. 

Para el 31 de mayo de 1990 se publicó en el DOF el Acuerdo por el que se establece veda para las especies y subespecies de tortuga marina en aguas de jurisdicción Federal del Golfo de México y Mar Caribe, así como en las del Océano Pacífico, incluyendo el Golfo de California.

CICLO DE REPRODUCCIÓN Y VIDA DE LAS TORTUGAS

Solo las hembras llegan a la costa para anidar; los machos raras veces retornan a la tierra tras arrastrarse en el mar como crías. La mayor parte de las hembras retornan a anidar en la playa donde nacieron (playa natal). 

Las temporadas de anidación se generan en instantes diferentes de todo el planeta. Las hembras anidan más por lo menos un par de veces a lo largo de cada temporada de apareamiento. 

Una hembra va a anidar en años sucesivos, por norma general sin aguardar uno o bien un par de años antes de volver y llega a depositar de 80 a 100 huevos que cubren con arena, el periodo de incubación es de 45 a 60 días, dependiendo de la temperatura; las tortugas pueden llegar a vivir más de cien años, siempre que no se enfrenten a depredadores, de los cuales el más terrible de todos es ‒sin duda‒ el ser humano.