Puerto Escondido, Oax. El 9 de noviembre de 2012 la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, a través de la entonces embajadora Patricia Espinosa Cantellano, anunció la decisión de suprimir el requisito de Visa para colombianos.

La medida aplicaba para todos aquellos que pretendieran ingresar a territorio nacional en calidad de visitantes, sin permiso de realizar actividades remuneradas, hasta por 180 días.

Una de las finalidades del Gobierno Federal en turno era permitir a los colombianos realizar en México actividades turísticas, deportivas o de negocios, recibir tratamientos médicos, asistir a conferencias, entre otras.

Desde ese entonces, miles de colombianos entraron al país; a la fecha, en varias ciudades del país, especialmente en la Ciudad de México, se ha visto un alto índice de delitos como fraudes, secuestro, robos a casa habitación, despojos, etcétera por parte de estos sudamericanos. 

La Costa oaxaqueña no ha sido la excepción; desde inicios de este año en Puerto Escondido muchas personas se han quejado de una persona del sexo femenino de Colombia; a decir de las quejas ciudadanas, esta persona ha tratado de cometer fraudes y robos relacionados con terrenos comunales, robo de autos, entre otros. 

Son muchos los rumores y quejas de personas que han sido víctimas de esta mujer, investigando más sobre esta fémina de nacionalidad colombiana se pudo establecer que se trata de Dency Duarte Manco; algunas de las víctimas, después de interponer sus demandas, se dieron a la tarea de investigar a la colombiana, descubriendo que Dency entró al país de manera legal en octubre de 2017 y, a partir de esa fecha, se ha dedicado a cometer diferentes tipos de delitos en el país.

Los quejosos han logrado obtener varios números de expedientes que esta persona tiene abiertos por diferentes querellas en varias ciudades de México; entre estos las victimas muestran el expediente FJF/UI-25/D/0125/02-2018 de la Ciudad de México por el delito de violencia intrafamiliar en contra de un adulto mayor quien, se presume, era su pareja sentimental. 

El expediente LEG.N°-379 (FPE)/2018 por robo de vehículo en Puerto Escondido, Oaxaca, el expediente FGE/QR/SOL/02/980/2018 por el delito de falsificación de firmas de documentos privados, este expediente se encuentra en la ciudad de Playa del Carmen, Quintana Roo; expediente C.I407/FPE/2018 por el delito de fraude y robo de escrituras públicas y actas de posesión de terrenos comunales en Puerto Escondido, Oaxaca.

De igual manera, las personas afectadas lograr establecer que Dency “La Colombiana”, como le dicen, también cuenta con una alerta migratoria, todos los consulados y las oficinas de migración en el país tienen conocimiento de dicha alerta migratoria en contra de esta persona.

Los quejosos, en las investigaciones que llevaron a cabo para saber quién realmente es Dency Duarte Manco, descubrieron estos expedientes en diferentes lugares de México como evidencia de que la colombiana hace de las suyas en un lugar y se traslada a otro, donde nadie la conoce; una de las victimas incluso aseguró tener información acerca de que la colombiana es del departamento de Antioquia, ubicado al noroeste de Colombia y que incluso, antes de viajar a México, Dency perteneció a grupos paramilitares en ese departamento colombiano.

Se comentó que esta persona llegó a Puerto Escondido a cometer estos delitos y que acá contó con la complicidad de otro colombiano, de nombre Mario Mauricio Sua Galindo; una vez que la colombiana descubrió que en Puerto tenía ya varias demandas, optó por huir; se cree que ahora se encuentra en el puerto de Acapulco haciendo las mismas prácticas ilegales que en esta ciudad y algunas otras del país.

Los afectados piden a las autoridades mexicanas que, de una vez por todas, les den solución a estas carpetas de investigación abiertas en contra de la colombiana Dency, pues por la facilidad y el apoyo que algunas personas le brindaron para hacer sus fechorías, las victimas temen que pertenezca a algún grupo delincuencial y regrese a Puerto para tomar represalias contra ellas por estar haciendo públicas sus fechorías.