Puerto Escondido, Oax. Elementos de la Policía Municipal de San Pedro Mixtepec detuvieron a un velador acusado del robo de un millón de pesos que ­–supuestamente– sustrajo de una caja fuerte después de destrozarla.

El velador Francisco David Gómez López, de 22 años, originario de la Ciudad de Oaxaca y vecino de Puerto Escondido, con domicilio en la Calle Allende de la Colonia Aeropuerto, y quien además es estudiante de la carrera de Enfermería en la Universidad del Mar campus Puerto Escondido, fue detenido por elementos de la policía municipal de San Pedro Mixtepec quienes acudieron al llamado de auxilio de los propietarios del Hotel Careyes, quienes les explicaron a los policías que habían detenido al joven después de haber recibido la llamada de otro de sus empleados en donde les informaba que alguien había destrozado y vaciado la caja fuerte de este hotel.

Al arribar e investigar esta situación, los dueños del hotel concluyeron que había sido Francisco David, quien se desempeñaba como velador de dicho hotel y quien la noche del sábado 1 de septiembre recibió instrucciones de sus patrones de apagar los equipos electrónicos y de cómputo del hotel por la tormenta eléctrica que se registró ese día, sin embargo, se le hizo énfasis al velador que NO apagara las cámaras de videovigilancia.

A pesar de haber recibido estas instrucciones, supuestamente Francisco David decidió apagar las cámaras de seguridad y de ahí, alrededor de las 4:00 de la madrugada del domingo 2 aprovechó que se encontraba solo, tomó varias herramientas y con éstas comenzó a destrozar la caja de seguridad para sustraer el dinero en efectivo que los propietarios del hotel guardaban ahí, y el cual era producto de la venta de una casa en la Ciudad de Oaxaca.

Los propietarios del hotel llegaron a esta conclusión después de que, tras las investigaciones que ellos mismos realizaron, una huésped del hotel les dijo que durante la madrugada ella vio al velador junto a la caja fuerte, lo que le pareció extraño y, por ello, le preguntó qué es lo que hacía, a lo que el joven vigilante le respondió que estaba “buscando unos documentos”, en ese momento la mujer no pensó mal así que decidió irse de vuelta a su habitación.

Después de hacer esta investigación por su cuenta, los dueños del hotel intentaron buscar a su empleado, descubriendo que se había ido alrededor de las 6:00 horas, regresando la tarde del mismo día domingo para iniciar otra jornada de trabajo, siendo en ese momento en que fue retenido hasta el arribo de los Policías Municipales.

Ante los uniformados los dueños del hotel realizaron una revisión a las pertenencias del joven velador, encontrándole la cantidad de $15,850.00 en efectivo, así como 25 recibos de depósitos realizados a una cuenta bancaria de Bancomer por montos de entre $10,000.00 y $25,000.00 además de un celular nuevo que, el día anterior, este joven no tenía.

En su defensa el ahora detenido les dijo a sus patrones que durante las primeras horas de ese día domingo recibió varias llamadas telefónicas de un supuesto socio del dueño del hotel, quien le decía que era urgente que le depositara una determinada cantidad de dinero que el dueño supuestamente guardaba en una de las oficinas, por lo que después de buscar en los lugares indicados por esta persona, le dio instrucciones de que buscara la manera de abrir la caja fuerte y realizarle sin demora el depósito, sin embargo el velador no pudo explicar qué es lo que pasó con el resto del dinero faltante, pues se menciona que la cantidad de dinero que había en la caja fuerte era de un millón de pesos en efectivo.

A petición de los agraviados, los elementos de la Policía Municipal procedieron al aseguramiento del sujeto para posteriormente ponerlo a disposición de la autoridad ministerial para que sea ésta la que determine lo procedente.