Puerto Escondido, Oax. La violencia e inseguridad no paran, desafortunadamente en no pocas ocasiones el consumo de alcohol u otras drogas tienen mucho que ver con toda clase de crímenes que se cometen, pues quienes ingieren estas sustancias suelen dejar de lado sus inhibiciones, actuando de formas que, de manera cotidiana, no se atreverían a actuar.

Un caso así ocurrió la noche de este domingo 2 de septiembre en la Colonia Lázaro Cárdenas de este Puerto cuando un joven padre de familia, quien llevaba a su bebé en brazos, fue lesionado con un arma blanca por un sujeto con quien, tiempo atrás, el muchacho tuvo una desavenencia por un celular que su atacante se negaba a entregarle.

Eran alrededor de las 20:00 horas del domingo 2 de septiembre cuando Sergio Castro acudió a una tienda de abarrotes en esta populosa colonia, una de las más grandes de Puerto Escondido, cargando a su bebé en brazos, con el objetivo de comprar la leche para su pequeño.

En ese momento por el lugar se encontraba otro jovencito, identificado como Alexander Nava quien, de acuerdo a varios testigos de los hechos, se encontraba bajo los influjos del alcohol y quizá otras drogas.

De acuerdo al mismo Sergio, él y Alexander habían tenido problemas en meses pasados a raíz de que el primero había llevado su teléfono celular con Alexander, supuestamente para que éste se lo reparara, pagándole además por adelantado para cubrir el costo de la reparación.

Sin embargo, fueron pasando los días y las semanas y, después de un mes de no recibir ninguna respuesta, Sergio decidió encarar a Alexander quien simplemente se negó a devolverle su celular a Sergio, por lo que el agraviado le exigió entonces que le regresara su dinero, a lo que tampoco accedió Alexander quien, con todo el cinismo del mundo, le dijo a Sergio que ni siquiera le interesaba pagarle.

Todo apunta a que el problema no terminó ahí, pues este domingo 2 cuando Alexander vio a Sergio cargando a su bebé en brazos, y al haber ingerido bebidas embriagantes, aparentemente este jovencito se armó de “valor” y, sacando una navaja que llevaba entre sus pertenencias, se le fue encima a Sergio Castro, a quien logró herir en el abdomen, sin importarle en lo más mínimo que Sergio llevaba a un pequeño en brazos, y el cual pudo haber sido lesionado durante la riña.

Testigos de esta agresión rápidamente dieron la voz de alerta, arribando elementos de la Policía Estatal al lugar de los hechos, sin embargo, familiares de Alexander, al ver llegar a los uniformados, rápidamente se llevaron a Alexander para esconderlo en una vivienda y evitar que fuera capturado, logrando su cometido.

Por su parte, el agraviado fue auxiliado por los Policías Estatales, señalando además que interpondrá su respectiva denuncia ante la Vicefiscalía Regional de Justicia en la Costa pues en esta agresión pudo haber resultado lesionado su bebé, por lo que no va a permitir que esta situación quede impune.