San Pedro Pochutla, Oax. Durante las primeras horas de este jueves 6 de septiembre a los servicios de emergencias fue reportado el asalto a una unidad del transporte público de las camionetas Urvan de la empresa Líneas Unidas marcada con el número económico 75, en donde se mencionaba además que los delincuentes abusaron sexualmente de una mujer.

De acuerdo al reporte policial, los hechos ocurrieron durante las primeras horas de este jueves 6 de septiembre cuando la camioneta Urvan número 75 de la empresa Líneas Unidas circulaba sobre la Carretera Federal 175, que comunica de la ciudad de San Pedro Pochutla a la capital del estado.

Alrededor de las 02:00 de la madrugada de este jueves, al circular la mencionada unidad de pasaje por dicha carretera, a la altura del paraje denominado Palmarillo, en la comunidad de Chacalapa, unos delincuentes interceptaron la unidad de transporte de pasaje y amagaron al chofer, obligándolo a detener la marcha de su unidad de motor.

Al lograr tener el control de la unidad de pasaje, los amantes de lo ajeno despojaron de sus pertenencias a los asustados usuarios para enseguida obligar a descender de la camioneta a una de las jóvenes pasajeras, quien supuestamente fuera abusada sexualmente por estos degenerados delincuentes quienes, una vez que saciaron sus bajos instintos, aparentemente se dieron a la fuga con rumbo desconocido.

Y es que este caso de agresión sexual solamente se contempla como un supuesto pues, de acuerdo al reporte de las corporaciones policiacas, cuando los uniformados acudieron a responder al llamado de emergencia que se hizo, la mujer quien supuestamente fuera violada por estos asaltantes ya no se encontraba en el lugar, pues después de haber sido sujeta a esta vejación, en cuanto tuvo oportunidad, decidió retirarse del lugar sin esperar ayuda alguna, por lo que legalmente las autoridades no tienen forma de corroborar que esta información sea verídica hasta que la víctima se presente a denunciar la agresión.

Lo que es una realidad es que los asaltos a las diferentes líneas del transporte público en esta región de San Pedro Pochutla se han vuelto una constante ante la inoperatividad de las diferentes instituciones encargadas –supuestamente– de velar por la seguridad de los ciudadanos, sin embargo en la práctica la realidad que se vive es muy diferente y, por ello, muchas personas prefieren no viajar en esta modalidad de transporte, pues además son muchos los rumores que señalan alguna clase de complicidad entre ciertos chóferes del transporte público y los delincuentes que operan en la zona, en donde los pasajeros son las únicas víctimas.