Puerto Escondido, Oax. El lunes 3 de septiembre, por la tarde, se encendieron las alarmas de diferentes corporaciones policiacas y de rescate en el municipio de la Villa de Tututepec, pues les estaban informando a través del teléfono de emergencias 911 que una persona había sido herida dentro de un vehículo de motor cerca de Playa Cerro Hermoso.

De inmediato los elementos de las corporaciones policiacas y de rescate se dirigieron al punto señalado; comentaron las fuerzas del orden que sobre la carretera, en el primer vado ya casi para llegar a la comunidad de Cerro Hermoso efectivamente se encontraba una camioneta Toyota de color verde estacionada.

Al inspeccionar el vehículo los oficiales que acudieron al llamado pudieron corroborar lo que les habían estado informando minutos antes, que una persona del sexo masculino se encontraba en dicha unidad de motor aparentemente herida; al tratar de verificar qué es lo que había sucedido confirmaron que la persona ya no contaba con signos vitales por lo que, de inmediato, los Policías Municipales de Tututepec procedieron a acordonar la escena del crimen, posteriormente dieron aviso a las autoridades correspondientes.

Minutos más tarde arribó al lugar personal de la Agencia Estatal de Investigaciones para realizar las diligencias correspondientes; conforme fueron recabando algunos indicios en el lugar del hallazgo las personas que se acercaron al lugar para ver lo que había acontecido comentaron que la persona fallecida era muy conocida en el municipio.

Se dijo entre los presentes que se trataba de Aniceto Soriano Guzmán, quien se desempeñaba como elemento de la Policía Municipal de Tututepec; trascendió que Aniceto o “Cheto”, como era mejor conocido, había fungido como Director de Seguridad Pública Municipal de la Villa Tututepec durante el trienio pasado y en esta administración se había venido desempeñando como Subdirector de esta misma corporación policiaca.

Una vez terminadas las diligencias se ordenó el levantamiento del cuerpo para que –posteriormente– le fuera practicada la necropsia de ley, y ya con los resultados de dicha necropsia, darle continuidad al legajo de investigación por el crimen del Subdirector de la Policía Municipal de Tututepec.