Aprovechando este periodo de descanso al terminar las campañas y previo a las elecciones, voy a hablar de un tema que, desde la semana pasada, había querido tratar pero que por falta de espacio no pude, y éste es el tremendo escándalo que se ha armado en contra de la administración de Donald “Trompas” por la forma tan cruel en que están tratando a los migrantes, especialmente centroamericanos, en los famosos “centros de detención”.

Antes de cualquier otra cosa, quiero dejar bien en claro que esto es algo completamente reprobable, es un tema demasiado “gruexo” en el que deberían intervenir los organismos internacionales (y seguramente por eso mismo es que Trump decidió que Estados Unidos se saliera de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, para evitar represalias) y, por tanto, mi intención con este comentario no es “defender” a Trump o a su política migratoria, pero sí dejar en claro la tremenda hipocresía de la izquierda estadounidense que hoy lucra con el dolor y sufrimiento de miles de familias inmigrantes, pero que al mismo tiempo no busca ayudarles en lo más mínimo.

Porque hay que entender una cosa, el gobierno de Trump simplemente ha seguido el caminito que los demócratas ya le habían dejado trazado desde la época en que gobernó Bill Clinton en “Gringolandia”, pues fue una política que aprobaron precisamente estos que tanto dicen defender a los latinos de los “malvados” republicanos, pero en realidad no les tienen la más mínima consideración.

Las leyes migratorias que hoy le permiten al gobierno del “Trompas” actuar como está actuando son entonces resultado de los gobiernos anteriores, fue una iniciativa que comenzó desde la época de Bill Clinton, se fue “puliendo” con el “Bushito” y también con Barack Obama; al respecto, es un hecho poco conocido pero bien documentado que, antes de Trump, el gobierno de Barack Obama había sido uno de los más duros en la persecución y extradición de migrantes latinos, pero que los mismos demócratas y los “medios a modo” alineados con este partido político han querido ocultar esta “verdad incómoda”.

Para muestra basta un botón: en su ánimo por querer “xoder” a Donald Trump, ex funcionarios de la administración de Obama difundieron algunas imágenes “exclusivas” de los centros donde se tienen retenidos a los migrantes, para mostrar las condiciones infrahumanas en que se encuentran los indocumentados; el problema radica en que se pudo determinar que esas imágenes no eran recientes, sino que coincidían con el tiempo en que Barack Obama fue Presidente.

Ante la presión de la opinión pública, los funcionarios “obamistas” no tuvieron de otra que aceptar que durante la administración del “moreno de fuego” sí se tenían estos centros, pero aclararon que ellos fueron “cuidadosos” al “aplicar la ley”, acusando a Trump de estar “cumpliendo al pie de la letra” con lo que dice la ley.

¡Valientes explicaciones! Pues si se supone que la ley está para eso, para cumplirla y hacerla cumplir AL PIE DE LA LETRA, porque si no, no sirve de nada; imagínense, es como el que compra un foco para su casa pero prefiere seguir usando velas “por consideración”, ¿entonces para qué comprar el foco en primer lugar?. Pues básicamente esto es lo mismo, si los demócratas durante la administración de Barack Obama vieron que la ley que estaba no era buena o “considerada” con los migrantes, ¿por qué no buscaron reformarla? Digo, en esta vida nada está escrito y todo puede suceder, era obvio que algún día iba a llegar un demente como Trump que, escudándose en que “eso dice la ley” iba a abusar de ésta a su conveniencia, ¿por qué los “izquierdosos” gringos no hicieron nada para evitarlo?.

Muy fácil, porque así les conviene; es como aquí en México, todos nuestros políticos en sus discursos nos tiran el “choro” de que ellos se preocupan muchísimo por los pobres, pero cuando tienen la oportunidad de crear las condiciones y establecer leyes más justas que les permitan a los pobres dejar de serlo, de manera sistemática estos mismos políticos tan “preocupados” por los pobres deciden no hacer su chamba, y en cambio siguen generando las condiciones para que los pobres sigan siéndolo, porque al final a estos pobres son a los que pueden manipular con sus dádivas de siempre para comprar y coaccionar el voto.

Bueno, pues básicamente es la misma “onda” en el “Gabacho” con los demócratas, quienes siempre se dicen muy preocupados por “ayudar” a los pobres migrantes ilegales de la persecución de los “conservadores”, sin embargo, cuando tienen la oportunidad de legislar a favor de los indocumentados, estos “zurdos” nunca hacen nada, porque ahí tienen el apoyo garantizado, vendiéndose como la única salvación y acaparando así el “voto latino”, aunque luego sean ellos mismos los que, como modernos Judas, los entregan para que sufran toda clase de abusos.

Y es que al final de cuentas, a leguas se nota que todo este escándalo mediático por lo que está haciendo Donald Trump es más el golpeteo mediático contra el “Pelos de Elote” que una verdadera preocupación por los migrantes; porque si fuera lo segundo, los mismos demócratas desde ahorita estarían presionando desde el Congreso para reformar la actual legislación para que se les dé un trato más digno y justo a los indocumentados, pero no son tan tontos los “izquierdosos”, porque saben que algo así sería como dispararse en el pie, pues se echarían en contra a muchos sectores de la sociedad gringa que, aunque presume de mucha “tolerancia” y respeto, en general son igual de racistas que Trump, solo que ellos lo tratan de esconder mejor.

Pasando a temas nacionales, esta semana ya concluyeron las campañas políticas (¡por fin!) y este fin de semana fueron las elecciones; si el Jefazo lo permite, para la próxima edición ya estaré comentando de los resultados, pero por ahora hablemos un poco de cómo está el ambiente en los días previos a esta elección.

Los candidatos hicieron un tremendo derroche en sus cierres de campaña, y como siempre el acarreo estuvo a todo lo que da, porque al final de cuentas a los mismos políticos les encanta tejerse sus “chambritas” mentales pensando que esos “miles de millones” que los acompañan a sus cierres son los mismos que van a votar por ellos, y casi nunca es ese el caso.

Además, es curioso cómo los chairos todo lo justifican; en 2006 el “Calderas” cerró su campaña en el Estadio Azteca, y la izquierda diciendo que ahí estaba la muestra del pacto con Telerrisa para “imponer” Presidente; en 2012 Peña Miento también cerró su campaña en el Azteca, y él con “artistas” y grupos musicales invitados, y los chairos diciendo que ahí estaba la muestra de que Telerrisa iba a imponer a Peña Miento, y que además hacían puro “pan y circo” para “engañar al pueblo”.

Pero ahora que MALO cerró su campaña en el Estadio Azteca, dicen los chairos que no hay “nada malo”, sino que era NECESARIO que fuera ahí porque en otro lado “no cabían” tantos seguidores de López Hablador, y que la presentación de algunos “artistas” como Belinda fueron para “darle vida” al evento, aunque claro, hubo un costo por entrar y, dicen algunos, un buen número de los que fueron al llamado “AMLOFest” fueron más por ver a los “artistas” que por escuchar a López Orador.

A pesar de todo, después de la tremenda “metidota” de pata que fue el cierre en Veracruz donde MALO estuvo en un estadio prácticamente vacío, uno pensaría que las “estructuras” de MORENA se movilizarían a todo lo que da para llenar hasta que no entrara ni un alfiler en el Estadio Azteca, y aunque sí se llenó bastante, ni de chiste estuvo “a reventar” como decían los chairos y “medios a modo” alineados con MALO; sí hubo varios simpatizantes que se quedaron afuera, pero fue porque no pudieron comprar el boleto o simplemente ya no llegaron a tiempo.

La verdad es que en esta última semana de campañas se vio una realidad muy incómoda para MALO y sus seguidores, pero que muchos ya sabíamos de sobra: las encuestas no necesariamente reflejan la realidad; de hecho en esta recta final hasta Carmen Chairistegui se volvió “enemiga” de los chairos luego de que confirmara que miles de los perfiles que apoyan a MALO en las redes sociales son “bots” (programas informáticos automatizados) provenientes de otros países (principalmente Rusia) para “inflar” la imagen del tabasqueño y hacer parecer que ya tiene asegurado el triunfo, y esto no quiere decir que no estuviera encabezando las encuestas, pero no con la amplia ventaja que decían los chairos que tenía.

Leía yo una reflexión que ejemplifica perfectamente esta situación de las encuestas de MALO, pues en un conocido diario de circulación nacional apareció publicada una columna de opinión en donde hacen la comparación con el cuento clásico llamado “El Traje Nuevo del Emperador”; la historia básicamente va así, un rey quería el traje más lujoso de todos, así que llegó a su corte un supuesto costurero quien decía que él podía fabricar el mejor traje para el rey, y que además éste tenía la propiedad de ser invisible para todos aquellos estúpidos o incapaces en su trabajo.

El rey accedió a pagar por el vestido, comprándole todos los lujosos materiales que el supuesto sastre pedía, los cuales en realidad se estaba robando en secreto; al final, llamó al rey y le mostró un maniquí desnudo pero el rey, fingiendo que veía el traje, accedió a ponérselo; los nobles de su corte le ayudaban, todos fingiendo que veían el hermoso traje, y así todos los sirvientes del palacio elogiaban al rey por su hermoso traje; de ahí el rey decidió pasear por su reino para presumir su nuevo traje, y todos los ciudadanos comentaban lo hermoso que era el traje del rey, hasta que un niño alzó la voz y dijo “¡Pero si está desnudo!”, pronto todo mundo empezó a confesar que ellos también veían al rey desnudo, y se burlaban de él, pero éste siguió con su desfile aunque en el fondo sabía que era verdad lo que decían.

Pues bueno, básicamente ésta es la misma historia de MALO con sus encuestas, él sabía desde el principio que sus resultados no eran tan buenos como decían, pero insistió en usarlas, sus colaboradores, por no llevarle la contra, le siguieron el juego, y así hicieron los chairos, hasta que la realidad alcanzó a MALO, pero ahora ya por cuestión de orgullo no puede dar su brazo a torcer, y tiene que seguir adelante a pesar de todo.

La cosa es que ya desde las últimas venían “mentalizando” a sus seguidores de lo que podría venir, pues al haber todavía muchos indecisos, todo podría suceder, y por eso sus seguidores andaban hablando de un “inminente” fraude para “robarle” una vez más la elección a MALO.

Como decía unas líneas arriba, en esta vida nada hay escrito, y como puede que gane MALO, puede que pierda; el problema es que cada uno de los candidatos quiso hacernos creer que esta elección “era de dos” y que los otros ni siquiera figuraban, cuando desde el principio fue una elección de tres.

En las otras dos elecciones federales MALO perdió porque era bastante claro hacia dónde se iba a ir el llamado “voto útil”; en el 2006 nadie hubiera pensado que el “Moretón” (Madrazo Pintado) iba a ganarle al Peje, el voto útil era por Calderón; en 2012 votar por “Chepina” era como tirar el voto a la basura, por eso muchos (incluidos “panuchos”) votaron por Peña Miento; pero en esta elección no hubo nunca una visión clara de para quién era el voto útil, los otros dos candidatos (Anaya y Meade) tienen cada uno muchos puntos a favor, pero también en contra, por decisión propia o por el partido al que representan se “aislaron” de los otros, por lo que al final el voto útil acabó dividiéndose, y a eso sumémosle al final los “bronco-chairos” que a “tibios” querían meter a su candidato como “la única opción”, pues así nomás no se puede.

Personalmente, pienso que en esta recta final la pelea va a estar entre el RIP y Morena, el “Chicken Little” salió demasiado quemado en la guerra sucia, y el hecho de que siguiera adelante con su propuesta del Ingreso Básico Universal para mí fue la gota que derramó el vaso, pues al final la idea es que no gane un populista como MALO y ni modos que para eso metamos a otro populista como Anaya.

Además al RIP hay que reconocerle que tiene buenas estructuras que saben trabajar y coordinarse, los prisistas saben “cerrar filas” y unirse, y aunque a lo mejor no sea suficiente para ganar la elección, algo me dice que sí bastará para dejarlos un poco más arriba de lo que muchos augurábamos hace unas semanas.

Lo verdaderamente preocupante es que debido al alto grado de fanatismo al que hemos llegado, gane quien gane las cosas no pintan bien para nuestro país; a lo mejor algunos nunca supieron o ya ni se acuerdan de la trágica historia de María Eulalia Guadalupe Buendía Torres, mejor conocida como “La Loba”, quien era una cacique (¿o cacica?) en el municipio de Chimalhuacán, en el Estado de México.

La Loba era una “cacica” del RIP de esos de antes, de los que prácticamente eran como los “Señores Feudales” de la Edad Media, que tenían control absoluto de su gente; La Loba siempre fue una mujer violenta y muy peligrosa, pero en el año 2000 demostró realmente de hasta dónde era capaz de llegar, cuando los seguidores de La Loba se enfrentaron a integrantes de Antorcha Campesina, todo porque La Loba no quería entregarle el control del municipio a la autoridad electa, encabezada por el también prisista Jesús Tolentino Román Bojórquez; la razón es que La Loba sabía que si dejaba que Román Bojórquez tomaba el cargo, ése sería el fin de su carrera política pues Jesús Tolentino venía respaldado por el entonces gobernador mexiquense “Raturo” Montiel, quien aparentemente estaba buscando ya la forma de deshacerse de “La Loba”.

La cosa es que, según las cifras oficiales, en este enfrentamiento murieron 9 personas y 52 más resultaron lesionadas, insisto, según cifras oficiales porque dicen los vecinos que en realidad se llenó un volteo completo de cadáveres, los cuales fueron tirados en una fosa común para esconder estos hechos, todo con la venia de las autoridades municipales y estatales para, literalmente, echarle “tierrita” al asunto.

Aquí es donde vemos hasta dónde pueden llegar algunos por “defender” su hueso, y a dónde también llegarán algunos por alcanzarlo; lo vimos a lo largo de esta campaña, pues muchos candidatos y aspirantes perdieron la vida o fueron víctimas de diversas formas de violencia, porque ese es el grado de fanatismo al que hemos llegado los mexicanos, el que hemos aceptado tácita o explícitamente, el que muchas veces hemos fomentado, tolerado o simplemente ignorado, pero que está ahí.

Y lo preocupante es que aunque la realidad está ahí ante nuestros ojos, nos negamos a verla; el narco se ha metido hasta lo más profundo en la política, y esos son los que quieren que se les deje la vía libre para hacer de las suyas, sin oposición del gobierno, por eso aquella famosa de Pablo Escobar, el narco convence a los políticos a su causa con “plata o plomo”, por las buenas o por las malas.

No estoy diciendo que todos los políticos que sufrieron ataques estaban ligados con el narco, pero sí hay una parte, y la otra (la más grande diría yo) de políticos que sufren estos atentados porque hay demasiada ambición por el poder, y ahí tenemos las consecuencias.

Nada más recordemos lo que pasó con Raymundo Carmona Laredo, puede que no sea un ciudadano ejemplar, como político deja muchísimo que desear y ciertamente su “hambre” por buscar el hueso, a pesar de no haber dado resultados a la ciudadanía, es demasiada; y sin embargo, yo de manera personal jamás le hubiera deseado la agresión que sufrió esta semana, tampoco me alegra ni ando por ahí con teorías “conspiracionistas” que si aquello fue un autoatentado o lo que sea.

Vemos además la gran incongruencia de muchos, especialmente de los chairos, pues en el caso de Emigdio López, candidato de Morena a la diputación local en Ejutla, inmediatamente concluyeron que “fue el PRI” el que mandó a matar al candidato y a sus colaboradores, que fue un “crimen de odio” y la dirigencia de MORENA salió a EXIGIRLE al Gobierno del Estado que presente a los responsables materiales e intelectuales del crimen.

Pero en el caso de Raymundo Carmona, los mismos chairos decían que “eso se merecía”, que fue “el pueblo” expresando su sentir, muchos otros hasta se burlaban y decían que si a lo mejor aquello no era un “autoatentado” que salió mal; ni de chiste mencionaron que fuera un “crimen de odio” ni exigían justicia o una investigación a fondo, para ellos el caso ya estaba resuelto y no había delito que perseguir porque Carmona Laredo “andaba en malos pasos” y ya, y aunque así fuera, algo así no se le desea ni al peor enemigo, o a lo mejor es que mis “jefes” me enseñaron a no andar alegrándome de desgracias ajenas, pues nunca sabemos cuándo nos puede tocar una de esas.

Por otro lado, me sorprende que algunos medios de comunicación se presten de manera tan descarada al juego de ciertos personajes de la polaca; en conocido diario de circulación estatal se nota a leguas que hace mucho que no han recibido “moche” de parte de la autoridad de San Pedro Mixtepec, pues en varias ocasiones sacaron noticias inventadas o muy manipuladas para “golpear” a Freddy Gil Pineda, pero ahora sí con lo que hicieron en estos últimos días se volaron la barda.

Y es que, según “cubriéndose” con que “lo dijeron líderes de MORENA”, en este diario ya afirman categóricamente que el “gordo” anda “comprando votos” y robándose paquetería electoral para el llenado de urnas; y conociendo al RIP, la “neta” es que no lo dudo, pero cualquier medio de comunicación que se precie de ser serio e imparcial sabe de sobra que “papelito habla” y que por lo menos tienen que “protegerse” y respaldar su nota con alguna denuncia formal, presentar evidencias o algún documento que demuestre lo que dicen, pero no, simplemente se fueron con el clásico “tenemos pruebas que las daremos a conocer en su momento”, y mientras tanto ya aventaron la pedrada para luego esconder la mano.

Si Freddy Gil quisiera, con toda la tranquilidad del mundo podría demandar a los dueños y directivos de este diario, y a Gabriel Cerón porque él es el que anda inventándose estos rumores, que –insisto– no dudo que estén bien fundados, pero sin evidencias simplemente no se pueden lanzar así.

Además, no nos “hágamos” tarugos, de sobra sabemos que el “Gabo” se queja no porque él no esté haciendo lo mismo, sino simplemente porque a él no le están resultando estas estrategias, mientras que al “gordo” sí, pero la verdad es que ni punto de comparación.

Los que van a votar por Gabriel lo hacen por el llamado “Efecto López Obrador”, los que van a votar por Freddy es porque confían en él, porque mal que bien ha sabido cumplir y ha entregado resultados, ni de chiste todos los que prometió, pero sí muchísimos más de los que en administraciones pasadas habíamos tenido.

En fin, ya con esto termino esta semana y, si el “Jefazo” lo permite, para la siguiente ya estaré hablando de los resultados de estas elecciones, además de las primeras reacciones que, sabemos, vendrán cuando los resultados no favorezcan a ciertos candidatos y sus seguidores, yo solamente les recuerdo a todos que mi correo electrónico sigue siendo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.