Villa de Tututepec, Oax. La diputada juvenil de la Costa, Clarissa Bornios Peláez, participó en el segundo encuentro de Mujeres Afromexicanas en la comunidad de Cerro Hermoso, Tututepec, en el marco del Día Internacional de las Mujeres Afrodescendientes, celebrado el miércoles 25 de julio por la inclusión y reconocimiento constitucional.

Las personas, pueblos o poblaciones afromexicanas son descendientes de miles de hombres y mujeres de origen africano que fueron trasladados a México durante el período virreinal; de igual manera son afromexicanas aquellas personas que arribaron después de la independencia, conocidos como negros o morenos, explicó la legisladora juvenil.

En la actualidad se les denomina Afromexicanas con el fin de explicar el hecho de que en el territorio nacional viven y son connacionales, dijo.

En México casi un millón cuatrocientas mil personas se reconocen afrodescendientes, Afromexicanas o negros. En los estados de Guerrero, Oaxaca, Veracruz, el Estado de México y la Ciudad de México, según datos de la encuesta intercensal 2015 INEGI.

“El reconocimiento, justicia y desarrollo de los pueblos negros ha sido una lucha perseverante de todos y todas. Ponerte la camiseta y actuar a una sola voz. Reunir las voces y a llegar a puntos comunes. Si bien sabemos que no se puede derribar el muro, pero sí podemos cuartearlo”, reiteró la oriunda de San Sebastián Ixcapa.

No mostremos apatía a esta lucha, tenemos que unirnos, organizarnos para que haya una inclusión y reconocimiento”, afirmó Bornios Peláez.

El Día Internacional de las Mujeres Afrodescendientes surgió el 25 de julio de 1992, cuando mujeres negras de 32 países de América Latina y el Caribe se reunieron en República Dominicana para definir estrategias de incidencia política para enfrentar el racismo desde una perspectiva de género.

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó en su resolución 68/237 los años 2005–2014 como el Decenio Internacional para los Afrodescendientes, con el propósito de fortalecer la cooperación nacional, regional e internacional en relación con el pleno disfrute de los derechos sociales, culturales, civiles, económicos y políticos de las personas de ascendencia africana, y su plena e igualitaria participación en todos los aspectos de la sociedad.

A pesar de todas estas adversidades, las mujeres negras luchan día a día para recuperar su dignidad, y lo hacen a través de la resistencia contra la marginación que les es impuesta, en el combate contra la pobreza y el racismo, y la conciencia adquirida a través de la militancia organizada en los movimientos sociales.