Puerto Escondido, Oax. Esta ciudad se ha visto últimamente abandonada por los elementos de la Policía Vial del Estado; la ciudadanía se queja que en últimas fechas a la Policía Vial Estatal ya no se les ve patrullar la ciudad, dice el vox populi que desde que llegó el comandante Fermín San Juan Chincoya a este Puerto sus elementos sólo salen a implementar operativos de cuando en cuando, pues todo mundo comenta en la ciudad que este comandante es uno de los consentidos del contador público José Guzmán Santos, director de la Policía Vial Estatal y que por esa razón va a estar difícil para que lo obliguen a realmente desquitar su salario.

La ciudadanía tiene una queja muy constante, pues señala que desde hace unos meses, cuando el gobierno municipal puso a funcionar a varios elementos como Agentes de Vialidad Pública Municipal, el comandante Chincoya ha relajado bastante la disciplina de sus elementos, se comenta en la ciudad que ya no se les ve patrullando la ciudad, siempre están en su oficina, solo salen de su “cueva” cuando les reportan un accidente.

Este fin de semana pasado, sobre el Bulevar José Murat, se suscitó un accidente en el cual un motociclista en completo estado de ebriedad literalmente se estampó contra una camioneta Nissan que estaba esperando que el semáforo le diera paso para continuar su viaje.

La persona alcoholizada quedó tendida en el pavimento hasta que, minutos más tarde, arribaron los rescatistas de la Cruz Roja; la persona que sufrió el impacto por alcance del motociclista ebrio no quiso retirarse, por humanidad –según comentó–; una vez que los rescatistas de la Cruz Roja retiraron al herido, llegaron los elementos de la Policía Vial del Estado.

El conductor del vehículo impactado hizo patente su queja a este medio de comunicación al señalar que el elemento de vialidad estatal al momento de llegar al lugar se portó de manera muy prepotente y un tanto amenazante.

“Me dijo que él se llevaría mi carro al corralón y que podía yo acudir a las oficinas de Derechos Humanos y a algún ministerio público pero que aun así él se llevaba mi carro”; el conductor del vehículo, un tanto decepcionado por la actitud del Policía Vial, dijo que tuvo mucho tiempo para retirarse del lugar pues –como era evidente– nada tuvo que ver en el accidente; en todo caso él fue el que salió afectado ya que por el impacto su vehículo sufrió abolladuras, sin embargo se quedó y la actitud del elemento de la Policía Vial fue tratarlo como si él hubiera sido el responsable del choque, por lo que este conductor hace pública su queja y comentó que –a su juicio– este elemento actuó de una manera incorrecta, con prepotencia y en actitud amenazadora.

Todos los testigos presentes se mostraron muy molestos por la actitud de este elemento de vialidad estatal, y coincidieron que desde que el comandante Chincoya está al frente de la Policía Vial en este Puerto, a los elementos de esta corporación ya no se les ve patrullando, todo el día están en su “oficinita” pues al fin y al cabo Puerto Escondido ya cuenta con una Policía Vial Municipal, que se asoleen esos nuevos elementos, porque la Policía Vial Estatal sólo está para cuando los llamen.