Puerto Escondido, Oax. Gracias a la llamada telefónica del señor Eleuterio Mata, vecino de la comunidad de Bajos de Chila, este sábado 26 de mayo realizamos un recorrido por el litoral costero perteneciente a esta Agencia Municipal, partiendo desde la Playa Delfines, siguiendo por Playa Agua Dulce y continuando hasta la desembocadura del río de San José Manialtepec, en donde en menos un plazo de menos de 24 horas fueron localizadas alrededor de 12 tortugas muertas.

De acuerdo con el denunciante, y como lo pudimos constatar en este recorrido que hicimos con algunos otros compañeros de los medios de comunicación de la zona, se está registrando una gran mortandad de tortugas, cuyos cadáveres quedan tirados a lo largo del litoral dentro de la jurisdicción de Bajos de Chila. 

Los cuerpos sin vida de estos quelonios presentaban huellas de haber quedado atrapados en redes de pesca, incluso algunas de estas tortugas que fueron localizadas, de acuerdo al denunciante, tenían restos de redes de pesca en el cuerpo.

Según el señor Eleuterio, esto ocurre porque la mayoría de pescadores llegan a tender sus implementos y artilugios de pesca, dejándolos sin vigilancia por espacio de entre 8 y 10 horas, lo que provoca que las tortugas queden atrapadas en las redes y como no hay nadie que vigile estos implementos de pesca, los animalitos terminan por morir ahogados al no poder respirar al quedar atrapados entre las redes.

Cuando finalmente llegan los pescadores, lo que hacen es simplemente quitar las tortugas muertas y arrojarlas al mar, o si están demasiado atoradas, cortar una parte de sus redes y así continuar con su pesca, sin control alguno, todo esto a pesar que –de acuerdo con el denunciante– él ha presentado la queja ante el destacamento de marinos de Puerto Escondido, quienes únicamente le dicen que ellos no pueden hacer nada.

Es por ello el llamado urgente a las autoridades federales como son SEMARNAT y SEMAR, para que aboquen a realizar operativos tendientes a la preservación de las tortugas, aplicando las leyes en la materia al mismo tiempo en que deben regular y orientar en el uso de las redes de pesca, con la finalidad de proteger a estas especies en peligro de extinción.