San Pedro Pochutla, Oax. La Promotora Cultural Piecitos, en coordinación con el Instituto Agustín Ferreiro, la compañía Monigotes y Monifatos y el Club Rotario Pochtl-Tlan de San Pedro Pochutla han estado realizando presentaciones de títeres en diferentes puntos de la región de la Costa, como las Bahías de Huatulco, San Miguel Figueroa, Zipolite, Bajos de Chila y muchos más.

Una de las presentaciones de esta compañía teatral se realizó este domingo 29 de abril en el Reclusorio Regional de San Pedro Pochutla en donde los reos que se encuentran purgando una condena en este centro penitenciario, junto con sus familiares, especialmente sus hijos pequeños, pudieron disfrutar de un momento de sano entretenimiento en donde, aunque sea por unos minutos, pudieron olvidarse de su situación y volvieron a ser niños.

En vísperas de la celebración del Día del Niño, la compañía Monigotes y Monifatos, en coordinación con la Promotora Cultural Piecitos de San Pedro Pochutla, estuvieron realizando estas presentaciones y se determinó llevarla también al Reclusorio Regional de Pochutla.

Esta presentación fue posible gracias al patrocinio de Tortillería y Pollería Wendy, Paquetería AVTMex, el Instituto Agustín Ferreiro y el apoyo también de la Pastelería Chocolate, Papelería Once Once, García Digital, Caprichos Boutique, Papelería Adalex y miembros de la Red Ciudadana de Pochutla.

Se trató de un momento muy especial para los reos y sus hijos, pues en medio de risas tuvieron una oportunidad única de convivir y disfrutar en familia como hace mucho tiempo no habían podido tener, lo que sirvió para estrechar los lazos de amor y cariño entre todos ellos.

Al principio algunos de los pequeños se mostraban intranquilos, ir al reclusorio a visitar a su papá no es algo agradable, muchos de ellos vienen acarreando un gran dolor que no siempre saben cómo externar o canalizar; sin embargo, conforme iba avanzando la presentación, estos pequeñines, al principio casi sin querer, empezaban a sonreír tímidamente, intentando disimular sus sonrisas y procurando mantener un semblante serio, sin embargo al final todos ellos, niños y adultos, terminaron riendo con muchas fuerzas, y disfrutando de un momento muy especial para todos ellos.