Puerto Escondido, Oax. El pasado fin de semana el plantel Conalep número 158 ubicado en esta ciudad de Puerto Escondido organizó un congreso gastronómico en donde se reunieron chefs de talla internacional y cocineras tradicionales de la región, todo esto con fines académicos.

César Iván López Escamilla, director de este plantel Conalep, nos comentó que la idea del primer congreso nació después de unas platicas con su equipo de trabajo, puntualizó que uno de los fines principales es que los estudiantes del CONALEP estén mejor capacitados en el ramo gastronómico, ya que –como institución– ellos ven este congreso como una manera más de formar profesionalmente a sus estudiantes, para que posteriormente sus estudiantes puedan tener este tipo de congresos, ya que no todos los estudiantes podrían asistir a congresos gastronómicos fuera de Puerto Escondido.

Este segundo Congreso Gastronómico se realizó el sábado 28 y domingo 29 de abril en el Hotel Caracol Plaza de este Puerto; ahí el director López Escamilla presentó a algunas de las personalidades que participaron en este segundo congreso: Juan Carlos Gaytán Romero, chef mexicano radicado en Estados Unidos y ganador de la famosa estrella Michelin, distinción que se le otorga a los mejores restaurantes del mundo; Rodolfo Castellanos, chef muy distinguido en la Ciudad de Oaxaca; también se contó con la visita del reconocido youtuber Lalo Villar, de “La Ruta de la Garnacha” y Abigail Mendoza, quien es una cocinera tradicional oaxaqueña muy reconocida incluso en el extranjero.

En conferencia de prensa los chefs antes mencionados hicieron énfasis en tratar de rescatar la identidad de la comida mexicana, ya que muchas veces en el extranjero se venden por ejemplo tacos pero elaborados de muchos ingredientes y formas diferentes a los verdaderos platillos mexicanos. 

Abigail Mendoza dijo que ella, como cocinera tradicional, no está de acuerdo en que a los platillos originales mexicanos sufran cambios en su preparación, ya, señaló la cocinera tradicional, es un insulto a nuestros ancestros que dejaron este legado gastronómico; ella puso el ejemplo de los moles, señalando que hay alrededor de 200 diferentes tipos de mole en todo el mundo, y a veces un simple cambio en los ingredientes lo cambia todo; por ejemplo, si lleva ajonjolí, no es mole oaxaqueño sino poblano, por lo que, en palabras de Abigail Mendoza cuando a un platillo autóctono se le cambia un ingrediente prácticamente se le quita su identidad.

Por ello Abigail defiende la autenticidad de la comida mexicana, especialmente la oaxaqueña, y dijo que para ella conservar la originalidad de los platillos tradicionales es como un tributo a sus ancestros.