Puerto Escondido, Oax. La violencia volvió a presentarse en Puerto Escondido de forma inesperada, costándole la vida al conocido empresario Adelfo García Alcázar, de 60 años; lo que más alarma causó es que este horrendo crimen ocurrió en plena temporada vacacional y en céntricas calles de Puerto Escondido.

Los violentos acontecimientos ocurrieron alrededor de las 20:20 horas de este lunes 30 de julio cuando la víctima arribó a su domicilio en Calle Primera Oriente, entre Primera y Segunda Norte, en pleno centro de Puerto Escondido.

Cuando el empresario bajó de su vehículo para abrir el portón de su casa, fue sorprendido por dos sujetos quienes, pistola en mano, se le acercaron y le dispararon hasta causarle la muerte para de ahí darse a la fuga a bordo de un vehículo Jeep de color verde olivo, según testigos, quienes observaron cuando los sicarios dieron vuelta sobre la Calle Primera Norte con dirección a la Avenida Oaxaca, en donde lograron darse a la fuga.

Los alarmados vecinos llamaron a los números de emergencia, por lo que inmediatamente al lugar arribaron paramédicos de la Cruz Roja Mexicana delegación Puerto Escondido quienes, lamentablemente, ya nada pudieron hacer por don Adelfo, quien había fallecido víctima de las graves heridas de bala en distintas partes del cuerpo: posteriormente arribaron elementos de la Policía Estatal quienes al recibir el reporte del fallecimiento de la víctima, procedieron a acordonar la escena del crimen y a solicitar la intervención de la autoridad ministerial.

Minutos después llegaron los efectivos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) quienes dieron fe del deceso de una persona del sexo masculino quien, a simple vista, presentaba diversos impactos de bala en el cuerpo, ordenando el levantamiento del cadáver y su trasladado a una funeraria de esta ciudad para la práctica de la necropsia de ley, dando inicio con el legajo de investigación correspondiente; cabe señalar que, al realizar las primeras diligencias en el lugar, los agentes investigadores lograron asegurar varios casquillos percutidos calibre 9 milímetros.

Tras esta ejecución existen diversas hipótesis entre las que destacan como móvil del crimen la venta de terrenos, actividad a la que se dedicaba el hoy occiso, sin embargo será la autoridad ministerial la que se encargue de agotar las distintas líneas de investigación para dar con el o los responsables del crimen; en tanto, familiares del occiso realizaron la identificación legal del cuerpo sin vida para reclamar el cadáver y poder brindarle cristiana sepultura.