San Pedro Pochutla, Oax. En la agencia municipal de Puerto Ángel, perteneciente a San Pedro Pochutla, un grupo de ciudadanos, encabezado por el Agente Municipal de este lugar, le arrebató a elementos de la Policía Estatal a un sujeto detenido por los uniformados en este lugar.

De acuerdo al reporte de los elementos de seguridad pública, el martes 24 de julio del año en curso los Policías Estatales detuvieron a un hombre, identificado como Leobardo C. M. de 30 años de edad, después de que los uniformados lo interceptaran mientras circulaba por la zona del Barrio del Sol, ubicada entre el camino que comunica de Puerto Ángel a El Carnero; al realizarle una revisión corporal a este sujeto, los Policías Estatales presuntamente le encontraron un arma de fuego calibre 38 Súper, de la cual el hombre no pudo acreditar su permiso para portarla, por lo que fue asegurado en esos momentos.

Mientras los uniformados trasladaban al detenido a la cárcel, un grupo de alrededor de veinte personas, y el cual era encabezado por el agente municipal de Puerto Ángel, Jaime Martínez Rodríguez, le salió al paso a la patrulla de la Policía Estatal en que era trasladado el sujeto, impidiendo que la unidad oficial siguiera su marcha.

Al mismo tiempo, de manera agresiva y prepotente estos ciudadanos, especialmente el Agente Municipal de Puerto Ángel, les exigían a los policías estatales que les entregaran a los policías o, aseguraron, lo liberarían por la fuerza si era necesario.

Viendo la actitud violenta e intransigente del Agente Municipal y sus acompañantes, y para evitar el enfrentamiento, los policías estatales accedieron a liberar al detenido, confiscando únicamente el arma de fuego que le había sido asegurada, procediendo entonces a retirarse del lugar pues, no conforme con haberse salido “con la suya”, Jaime Martínez Rodríguez les exigió a los policías estatales que se retiraran de ese lugar, o de lo contrario les iban a retener su patrulla.

De manera extraoficial se dice que el detenido es familiar del agente Jaime Martínez Rodríguez, y que esa fue la razón por la que decidió intervenir, de manera ilegal, para exigir su liberación.

Lamentablemente esta situación viene a sentar un mal precedente, en primer lugar porque el representante de una autoridad auxiliar debería en todo momento colaborar con las fuerzas de seguridad pública, no obstruyendo su labor y mucho menos buscando un enfrentamiento entre ciudadanos y policías estatales.

Además, en esta temporada vacacional una de las principales exigencias de turistas y locales en los diferentes destinos de playa de la Costa es que haya una mayor vigilancia, por lo que los cuerpos de seguridad realizan esta clase de patrullajes como una medida de prevención del delito, sin embargo para que sirva la ley se tiene que aplicar de la misma manera a cualquier persona, y no solamente a unos cuantos, porque cuando se trata de amigos o familiares de una autoridad entonces no se les puede tocar ni con el pétalo de una rosa.