Puerto Escondido, Oax. Todo parecía transcurrir con normalidad el viernes 27 de julio en la comunidad de Río Grande cuando, de pronto, alrededor de las 08:00 horas en la comandancia de la Policía Municipal de Tututepec se recibió una llamada telefónica donde se informaba que sobre la Carretera Costera, en el crucero de entrada a la población de Zapotalito, había dos personas aparentemente heridas.

Los Policías Municipales de Tututepec se dirigieron de inmediato al sitio señalado, confirmando que sobre la cinta asfáltica se encontraba una camioneta Nissan blanca estacionada y con las puertas abiertas; en el interior se encontraba una persona del sexo masculino y otra más afuera de dicho vehículo, ambas con lesiones de arma de fuego, sin embargo, al acercarse para tratar de auxiliar a estos hombres, los policías confirmaron que ya no contaban con signos vitales.

Minutos más tarde llegó al lugar el personal de la Agencia Estatal de Investigaciones para procesar el área del crimen; también se acercaron a este sitio personas quienes dijeron ser testigos de lo sucedido, comentando que, a la hora en que se desarrollaron estos sangrientos hechos, ellos estaban laborando en los alrededores del lugar cuando de pronto escucharon disparos de arma de fuego; al acercarse para averiguar qué estaba pasando, vieron que dos personas que viajaban en un vehículo de motor habían sido atacadas de manera violenta, al parecer con armas de fuego.

Entre los testigos y curiosos ahí presentes se comentó que las personas fallecidas en el lugar respondían a los nombres de Gilberto Cuevas Quevedo, de 40 años de edad, y Jesús Prudente Rodríguez, de 23 años, ambos originarios de Río Grande; se dijo que Gilberto era Ingeniero Agrónomo de profesión y Jesús Prudente era campesino.

Una vez terminada la diligencia en el lugar del hallazgo, se dio la orden de levantar los cuerpos, los cuales posteriormente fueron trasladados al descanso municipal donde se les practicaría la necropsia de ley.