Puerto Escondido, Oax. A través de un desplegado de prensa, la Fiscalía General del Estado de Oaxaca dio a conocer la captura del supuesto atacante quien, con arma de fuego, agredió al candidato a la Presidencia Municipal de San Pedro Pochutla, Raymundo Carmona Laredo, y a sus acompañantes cuando éstos se encontraban realizando labor proselitista en un domicilio particular.

Dicho desplegado, fechado el 04 de junio (SIC) de 2018 dice a la letra: “La Fiscalía General de Oaxaca, a través de la Agencia Estatal de Investigaciones, dio cumplimiento a la orden de aprehensión dictada por el Juez de Control del Distrito Judicial de Pochutla dentro de la causa penal 215/2018, en contra de J.D.E.F. o J.F.E., como probable responsable del delito de homicidio calificado con ventaja, cometido en agravio de H.R.J.S. De igual forma, la Fiscalía le imputa la comisión del delito de lesiones calificadas con ventaja en agravio de LLC. 

La detención de J.D.E.F. o J.F.E., quien se puso a disposición del Juez de Control que lo requería, se efectuó mediante una adecuada coordinación entre los grupos de la Agencia Estatal de Investigaciones ubicados en San Pedro Pochutla y Santa María Huatulco.

Los hechos se suscitaron el pasado mes de junio en la comunidad de Arroyo Cruz del municipio de San Pedro Pochutla, tras un atentando, donde resultó una persona fallecida y cuatro más con heridas producidas por arma de fuego, entre ellos, el entonces candidato de la coalición Por Oaxaca al Frente a la presidencia municipal de San Pedro Pochutla.

Luego de la imputación efectuada por el Ministerio Público por homicidio calificado con ventaja y lesiones calificadas, la madrugada de este miércoles el Juez de Control decretó prisión preventiva oficiosa a J.D.E.F. o J.F.E., quien será trasladado al Reclusorio Regional de San Pedro Pochutla.

La Fiscalía General del Estado reitera a la sociedad oaxaqueña, su compromiso por trabajar para garantizar que ningún hecho quede impune” (SIC).

Sin embargo, este mismo día la esposa del detenido José Domingo Echevarría Fuentes, hizo público un escrito en donde denuncia que su marido fue detenido de manera arbitraria y sin evidencias de que esté verdaderamente involucrado en el crimen que se le imputa.

En esta misiva la denunciante dijo lo siguiente:

“CARTA A LA OPINIÓN PUBLICA POR LA INCRIMINACIÓN DE JOSÉ DOMINGO ECHEVARRÍA FUENTES.

A LA SOCIEDAD OAXAQUEÑA, A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN LOCALES. NACIONALES, E INTERNACIONALES. A LA DEFENSORÍA DE DERECHOS HUMANOS DEL PUEBLO DE OAXACA, AL GOBERNADOR DEL ESTADO DE OAXACA MTRO. ALEJANDRO MURAT HINOJOSA. AL FISCAL GENERAL. A LOS DIRIGENTES PARTIDISTAS Y A TODA LA SOCIEDAD CIVIL.

Quien suscribe el presente, la C. Obdulia Aguilar Esperón, esposa del hoy inculpado José Domingo Echevarría Fuentes, por el homicidio de Heber Román Juárez, colaborador cercano del ex candidato Raymundo Carmona Laredo por el PRD en San Pedro Pochutla.

Hoy, en mi carácter de agraviada, hago uso de mi derecho a réplica por la injusticia que hoy cometen en contra de mi esposo, de mi familia, el hecho de difamar e inculpar a una persona sin ninguna prueba constituye un acto repudiable, pero más aún cuando este acto vil proviene del Estado, es de preocuparse el porqué de ese actuar en pleno 2018, año de la democracia, de la transición democrática.

Desafortunadamente hoy nos inculpan y nos exponen a la luz pública, nos incriminan sin pruebas y aprovechan su gran aparato para buscar culpables, sabiendo plenamente cómo, porqué y quiénes llevaron a cabo la agresión en contra del finado Heber Román Juárez, el que seamos gente humilde, pacífica y sin ningún cargo o conexión con los poderosos, no es causal de violentar nuestros derechos humanos, es por tal motivo que hoy con mucho temor, no solo por la vida de mi esposo, sino más aun por mi vida y la vida de mi hijo pequeño, me veo forzada a hacer del conocimiento de la opinión publica lo que realmente se está suscitando, será pues mi labor la de desmentir una vez más al ESTADO, a ese estado opresor, ese estado manipulador, chantajista, que no actúa conforme a derecho, que con tal de verse oportunos en sus intervenciones es capaz de fabricar, incriminar y declarar públicamente que somos culpables sin una investigación que lo sustente, pasando por encima de nuestros derechos y aprovechando su condición de autoridad para omitir el debido proceso. 

El día 1 de Julio, mi esposo fue detenido con unos compañeros a bordo de un vehículo en conocida avenida de Pochutla con el pretexto de una inspección de rutina, sin embargo, quienes los detuvieron eran civiles que, sin identificación, automóvil sin placas y armas largas, a la usanza de los extintos Judiciales, por la fuerza, los hicieron descender del vehículo sin motivo aparente, al no encontrar ningún elemento que pudiera ser causal de delito o falta administrativa los dejaron ir, sin embargo al percatarse que mi esposo era extranjero volvieron a detenerlos, con el pretexto de checar su situación legal en el país, mi esposo fue trasladado a las oficinas de migración en Bahías de Huatulco para la comprobación de sus estatus migratorio el 1 de julo a las 19:00 horas aproximadamente, donde permaneció 2 días, al poder comprobar su estatus legal el día 3 de julio, nos dirigimos a la salida, cuando al salir del edificio de migración fuimos abordados por cuatro hombres, que sin identificarse, con arma en mano y una supuesta orden de aprensión pidieron los acompañáramos ya que estaban ejecutando la orden mencionada por un homicidio en el 2011 en la agencia de San Felipe Lachillo, municipio de Xanica, de donde soy originaria, nos trasladaron a la Vicefiscalía de Huatulco, donde con pasaporte en mano comprobamos que mi esposo no había entrado al país en esas fechas y por tanto era imposible que le imputaran el homicidio mencionado, al verse desmentidos nos detuvieron por otra hora aproximadamente y cuando por fin pudimos abandonar la Vicefiscalía inmediatamente al salir de nueva cuenta, cuatro hombres armados, con las mismas características de la primera detención, volvieron a pedirnos que los acompañáramos, el motivo, el homicidio de Heber Román Juárez, colaborador cercano del ex candidato Raymundo Carmona Laredo por el PRD en San Pedro Pochutla, fue en ese momento que supimos que el Estado había decido incriminarnos para poder ofrecer resultados a la sociedad del tan famoso atentado mencionado. Siendo las 20:00 horas aproximadamente del martes 2 de Julio, nos trasladamos a la Vicefiscalía de Pochutla, para verificar la situación jurídica de mi esposo, yo no pude abordar la camioneta en la cual viaja mi esposo, por lo cual tuve que viajar en el automóvil del abogado, nos adelantamos para poder recibir a mi esposo cuando llegara con los agentes estatales de investigación, sin embargo el traslado tardo más de 2 horas de lo previsto, tardamos en localizarlo y a las 22:30 horas nos informaron que se encontraba en unos juzgados ubicados en el limón, Pochutla, nos traslados, y cuando lo vi estaba golpeado, me dijo que no lo hablan trasladado directamente, y que a la altura del libramiento a la entrada de Pochutla, la camioneta se desvió y en un lugar baldío lo bajaron para torturarlo y amenazarlo, con pistola colocada en su frente, entre patadas y golpes, le decían que tenía que confesar el delito que se le imputaba o que de todos modos, adentro o afuera lo matarían a él y a su familia, decían que era un inmigrante sin derechos y que aquí e México su vida y su caso no valían nada, comentaron que esto era algo recurrente que no era la primera vez y que jamás había sucedido nada en su contra, que aquí siempre confesaban o confesaban. Mi esposo fue traslado al reclusorio de Pochutla, la madrugada del 3 de julio a las 3:00 horas aproximadamente, fue hasta el día de hoy que tuve comunicación breve con él a las 11:00 horas aproximadamente en el reclusorio, lleve comida y me dijeron que no podía pasarla, que ahí lo estaban alimentado y que no había por qué preocuparse, al platicar con él, me dijo que no le había llevado de comer, que únicamente le ofrecieron arroz revuelto con tierra en una cubeta y agua sucia en jícara, también me comenta que sigue recibiendo maltrato y presión para que confiese su culpabilidad, hasta el día de hoy seguimos en la zozobra y desesperación ya que ninguna autoridad está tomando el caso de manera formal, y más bien son ellos mismos, quienes parecieran tener la consigna de inculparlo con tal de ofrecer resultados.

A los medios de comunicación, a los organismos internacionales, a la opinión pública, al gobernador del estado de Oaxaca, al defensor de los derechos humanos del estado de Oaxaca, al Fiscal general del estado de Oaxaca y la sociedad civil organizada quiero pedirles su pronta intervención, decirles que estas no son las maneras ni mecanismos, que abogamos por un debido proceso, y que no seremos confesos de un delito que mi esposo no cometió, que exigimos que la verdad salga a la luz pública, que se lleve a cabo una investigación de fondo en el homicidio cobarde de Heber, pero que no es con torturas, amenazas, incriminación, y fabricación de pruebas que se lograra justicia, que nosotros nos deslindamos de cualquier proceso o interés político en el municipio y que si hay intereses de por medio nos hagan a un lado de los mismos en los cuales nada tenemos que ver. 

Agradeciendo la atención, pedimos nos ayuden a parar las torturas y amenazas, lo único que pedimos es justicia para mi esposo. ATENTAMENTE Obdulia Aguilar Esperón” (SIC).

Como medio de comunicación, nuestro interés es presentar ambas versiones para que sea usted, amable lector, quien pueda formarse una opinión al respecto; en la próxima edición de El Despertar de la Costa trataremos de entrevistar al Vicefiscal Regional de Justicia en la Costa para que nos brinde más información al respecto y conocer cuál es la postura oficial, sobre todo con este antecedente de parte de la esposa del inculpado, pues creo que el interés de todos es que se haga verdaderamente justicia y se dejen de buscar únicamente “chivos expiatorios” como se dice coloquialmente para hacer una simulación de justicia pronta y expedita.