Puerto Escondido, Oax. Alrededor de las 13:45 horas del sábado 24 de marzo se suscitó un accidente en el que un vehículo de alquiler golpeó a un perro, el cual salió huyendo y golpeó a un menor de edad, quien resultó con heridas de consideración.

Los hechos ocurrieron sobre la Calle Tercera Poniente, entre el Callejón Jacarandas y la Calle Séptima Norte, durante la llamada “hora pico” en donde aumenta de manera considera la carga vehicular en esta calle que es una de las más transitadas de este Puerto.

De acuerdo a testigos presenciales, el pequeño que resultó lesionado, de tan solo 4 años de edad, se encontraba parado junto con su mamá, quien se identificó como Leonora Vásquez Ramírez, quien además venía cargando en brazos a otro de sus hijos recién nacido; la madre de familia y sus pequeños se encontraban parados sobre la banqueta, frente a un local dedicado a la venta de celulares.

De pronto, sobre esta misma arteria, un perro venía caminando y al internar atravesar la calle fue golpeado por un imprudente taxista quien, al intentar ganar el paso, golpeó al animalito quien, obviamente, al sentirse golpeado, echó a correr para huir del peligro, sin embargo en su loca carrera el perro acabó estrellándose contra el hijo de doña Leonora, quien cayó al suelo, lastimándose el rostro.

Por el golpe, el menor de edad empezó a llorar amargamente, esperando que su mamá le quitara el dolor; fue necesaria la intervención de los socorristas de la Cruz Roja Mexicana delegación Puerto Escondido, quienes al realizarle una valoración médica al pequeño determinaron que no necesitaba ser trasladado a ningún hospital, brindándole entonces los primeros auxilios para aliviarlo de su dolor.

Testigos que vieron lo que ocurrió ayudaron inmediatamente a la afligida madre, quien no podía abrazar bien a su hijo por encontrase cargando a su otro bebé, por lo que a una mujer caritativa la ayudó mientras la madre lograba calmar a su pequeño; posteriormente esta familia abordó un taxi para dirigirse a su domicilio en la Colonia Aeropuerto de esta ciudad.

Este accidente ha servido para poner una vez más en evidencia la urgente necesidad de que las autoridades municipales tomen cartas en el asunto para obligar a quienes tienen mascotas a que las cuiden y eviten que salgan a la calle, ya sea atándolas con correas o encerrándolas en jaulas o dentro de su domicilio, ya que desafortunadamente son ya muchos los casos en Puerto Escondido en donde los dueños de estos animalitos los dejan deambular a sus anchas por la vía pública, exponiéndolos a que sufran algún accidente o, peor aún, dañen a las personas, pues ha habido ya varios casos en que estos perros han atacado a transeúntes en la vía pública.

De la misma forma, se comprueba cuánta falta hacer que se tenga una perrera pública municipal para que de manera humana puedan ser cuidados los perros callejeros, evitando que pongan en riesgo su vida o la de las personas, además de que con esto se reducirían los índices de contaminación pues es un hecho bien conocido que estos animalitos muchas veces rompen las bolsas de basura, amén que sus heces son un foco de infección y enfermedades varias.