San Miguel del Puerto, Oax. De varios disparos de arma de fuego una persona originaria del municipio de San Miguel del Puerto fue asesinada la mañana del domingo 27 de mayo; el cuerpo de la víctima fue encontrado a un costado de la carretera local que comunica a varias poblaciones de Santa María Huatulco y San Miguel del Puerto con la Carretera Federal número 200, mejor conocida como la Carretera Costera del Pacífico.

El hallazgo del cuerpo ya sin vida se realizó en la comunidad de Arroyo González, perteneciente a Santa María Huatulco; la víctima fue identificada como Antonio C., mejor conocido como “El Charly”, de 46 años de edad.

De acuerdo a la información que ha trascendido, el “Charly” fue asesinado por sujetos desconocidos quienes primero accionaron sus armas de fuego en contra de su víctima, quien cayó herida al suelo, pero todavía con vida; los agresores, al darse cuenta que Antonio todavía vivía, regresaron para darle el “tiro de gracia”, procediendo entonces a darse a la fuga con rumbo desconocido.

Antonio C. era bastante conocido entre los vecinos de Copalitilla, pues a lo largo de la semana, pero especialmente durante los fines de semana, se colocaba en el entronque de la Carretera Costera con la carretera local que comunica a las Cascadas Mágicas del lugar, para ofrecer paseos turísticos en estas caídas de agua.

De acuerdo a algunos vecinos de la zona, Antonio C. no sólo era un promotor sino que era lo que se le conoce como un “acarreador”, es decir, "promotores" que con presión y engaños buscan acaparar turistas para determinada negociación.

Señalaron los testigos de los hechos que el día en que fue ejecutado, el "Charly" se encontraba caminando a lo largo de la carretera local en las inmediaciones de la comunidad de Arroyo González, dirigiéndose hacia el crucero, ofreciendo sus paseos turísticos en las Cascadas Mágicas de Copalitilla.

En ese momento, personas desconocidas se acercaron a la víctima, realizando varios disparos de arma de fuego en su contra, cayendo Antonio herido de muerte, pero todavía con signos vitales; al darse cuenta de esto, los asesinos se dieron la vuelta para rematar a su víctima, quedando el cuerpo sin vida tirado junto a un impresionante charco de sangre y un costado una carpeta con fotografías de las cascadas que Antonio usaba para promocionar sus paseos turísticos.

Al darse la voz de alarma, elementos de las diferentes corporaciones de seguridad pública fueron alertados, movilizándose inmediatamente hasta la escena del crimen; elementos de la Policía Municipal de San Miguel del Puerto fueron los primeros respondientes, procediendo a asegurar y acordonar la escena del crimen, para darle intervención a los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) quienes llegaron para realizar las diligencias de ley correspondientes.

Los agentes investigadores ordenaron el levantamiento del crimen y su traslado al descanso municipal para la práctica de la necropsia de ley para determinar la verdadera causa de muerte.

Por este caso, las autoridades ministeriales abrieron el legajo de investigación correspondiente por el delito de homicidio en contra de quien o quienes resulten responsables en agravio de quien fue identificado como Antonio C., originario de San Miguel del Puerto.

Prestadores de servicios de la zona y vecinos del lugar han coincidido en la gran rivalidad entre los administradores, trabajadores, acarreadores y guías de turistas que se dedican a ofertar paseos a las diversas cascadas de la zona, en donde por las envidias y pleitos se han suscitado algunos enfrentamientos e inclusive amenazas entre prestadores de servicios rivales.

A comienzos de febrero de este mismo año, en las Cascadas Mágicas de Copalitilla, también fue asesinado a tiros el señor Teodoro Ortiz Barragán, mejor conocido como “El Doctor”, propietario del rancho en donde se forman estas cascadas en San Miguel del Puerto.

Personas desconocidas ingresaron al rancho de “El Doctor” y, una vez que tuvieron a su víctima en la mira, dispararon en su contra hasta privarla de la vida, dándose a la fuga sin que nadie pudiera detenerlos.

Hasta ahora las autoridades correspondientes no han podido esclarecer el crimen y con éste suman ya dos los casos en menos de seis meses en que prestadores de servicios de la zona de Copalitilla son asesinados de forma por demás violenta, por lo que se espera que ahora sí las autoridades se aboquen para resolver estos expedientes.