Puerto Escondido, Oax. Alrededor de las 13:00 horas de este jueves 17 de mayo fue ejecutada a tiros una persona del sexo femenino, quien resultó ser la propietaria de la Cafetería Carrizalillo, ubicada en la entrada del Fraccionamiento Puerto del Sol de este Puerto; la hoy occisa ha sido identificada como Verónica Irma Venegas Cruz, de 59 años de edad.

Los sangrientos acontecimientos ocurrieron alrededor de las 13:00 horas de este jueves 17 de los corrientes; la víctima era originaria de Ejutla de Crespo y vecina de este Puerto, y era la propietaria de la Cafetería Carrizalillo.

De acuerdo con las autoridades presentes en el lugar, la señora Verónica Irma se encontraba precisamente en su cafetería, ubicada en Calle Carrizalillo sin número del Fraccionamiento Puerto del Sol, cuando de repente arribó un sujeto quien llamó a la puerta de la cafetería, que en esos momentos se encontraba cerrada, mientras que la señora Verónica Irma, junto con algunos familiares, estaba en el interior del mencionado establecimiento.

Cuando la señora Irma salió a ver qué es lo que se le ofrecía a la persona que tocaba a la puerta, el sujeto sacó un arma de fuego que llevaba escondida entre sus ropas y al tener frente a sí a la propietaria de esta cafetería, el agresor comenzó a disparar en contra de la señora Irma, quien al recibir los mortales impactos de bala cayó al suelo, perdiendo la vida prácticamente al instante.

Los familiares que se encontraban con doña Verónica Irma en el lugar rápidamente solicitaron el auxilio de las corporaciones policiacas, arribando al instante como primeros respondientes los elementos de la Policía Estatal, quienes procedieron a asegurar la escena del crimen al mismo tiempo en que –vía de radio de comunicación– daban a conocer características del o los presuntos responsables, con los pocos datos que les habrían proporcionado los testigos, sin obtener resultados positivos.

Posteriormente, al lugar arribaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) adscritos a la Vicefiscalía Regional de la Costa acompañados de peritos en distintas especialidades, quienes procedieron a realzar los peritajes correspondientes, posteriormente los elementos de la AEI dieron fe del deceso, ordenando el levantamiento del cuerpo sin vida y su traslado a una funeraria del lugar para la práctica de la necropsia de ley, dando inicio al legajo de investigación correspondiente.

Ahora corresponderá a las autoridades investigar este horrendo crimen que ha conmocionado a la sociedad costeña pues, se sabe, la señora Irma pertenecía a la comunidad cristiana en Puerto Escondido, inclusive se dice que en la cafetería de su propiedad se realizaban cultos de una recién formada congregación cristiana en esta ciudad costera.