Puerto Escondido al Desnudo

 

¡Ay San Tojito el Regional! Desde hace un par de semanas he visto que empleados me parece que de la Agencia Municipal están realizando trabajos en varias de las llamadas “bocas de tormenta” aquí en Puerto Escondido, soldando los tubos y dándoles una “manita de gato” en general, aunque esto se vio con más “fuerza” luego de aquel tremendo escándalo que se armó por unos tubos que se aflojaron horrible en una de estas alcantarillas en el Crucero Principal de este Puerto.

Sin embargo, como siempre esta vieja metiche tiene que salir con el negrito en el arroz y es que ya sé que me dirán que soy bien malagradecida, pero es que también tenemos que saber lo que se está haciendo y lo que se debería hacer mejor.

Porque cuando el ayuntamiento de San Pedro Mixtepec empezó con el bacheo en la Avenida Oaxaca un conocido me estaba comentando que él platicó con un ingeniero, quien le dijo que lo que más le urge a la Avenida Oaxaca, sino es que a todo Puerto Escondido, es cambiar las bocas de tormenta, pues le explicaba este experto que esas instalaciones tienen una vida útil de aproximadamente diez años, y una vez concluido este periodo deben remplazarse en su totalidad, algo que desde luego JAMÁS hemos hecho en Puerto Escondido; cuando ha habido necesidad, además que nos salen con que “para no causarle incomodidad” a la ciudadanía ni desembolsar dinero únicamente se hacen reparaciones como en esta ocasión, nada más se sueldan los tubos y ya, pero llegará un día en que aquellos arreglitos no sirvan de nada, y entonces sí, habrá que causarle molestias a la ciudadanía, desembolsar dinero que según no se tiene y todo porque no hay previsión ni planeación.

Y sé que parte de esa falta de previsión tiene que ver con el “miedo” que les da a nuestras autoridades el tener que lidiar con lo que hará la gente cuando se empiecen trabajos de esa magnitud, porque queremos que se hagan pero que no nos afecte en nada, como si fuera posible por ejemplo levantar por la noche la carpeta asfáltica para que se hagan los trabajos y para el día volver a ponerla como si nada, obvio que no se puede, y entonces es cuando nos toca hacer conciencia que por lo menos ya no por respeto sino por pura conveniencia debemos apechugar con esos trabajos, no que el otro día, cuando se estaba arreglando una de las bocas de tormenta sobre la Avenida Oaxaca me tocó ver un triste espectáculo; los empleados de la Agencia estaban apenas intentando acomodarse, y para ello cerraron un carril de la circulación, dejando el otro para transitar, pero obviamente para que un bruto no fuera a causarles algo más que un susto tuvieron que poner a uno de los trabajadores a medio dirigir el tránsito como Dios le dio a entender, lo que obviamente molestó a muchos conductores, especialmente los “señoritos” del transporte público como taxistas y microbuseros, quienes por sus pistolas querían meterse a pesar de todo nomás porque sentían que los que iban adelante las “ganaban” el pasaje; por un lado, tache para estos conductores y por el otro también para Tránsito del Estado si es que se les pidió el apoyo y no hicieron caso, o bien para la misma Agencia Municipal por no pedirlo, porque como dice aquel viejo y conocido refrán, a quien no habla ni Dios lo oye, así que cuidemos también eso, no nos creamos que por ser “la Agencia Municipal” las otras dependencias nos van a andar pastoreando a ver qué se nos ofrece.